ES | EU


06 de octubre de 2017


La ‘startup’ WimbiTek desarrolla sensores y tecnologías inalámbricas para el control de máquinas o la localización de productos

 

De todos los dispositivos que pueden tener su impacto en los procesos de fabricación o en el concepto de Industria 4.0, los ‘beacons’ pueden ser quizás los menos conocidos. Se trata de pequeños aparatos que utilizan tecnología inalámbrica para transmitir mensajes o avisos. Estas ‘balizas’ se suelen emplear para la localización de personas u objetos en lugares cerrados en los que los GPS no tienen buena cobertura. Un ‘beacon’ dotado de un sensor también puede ofrecer información concreta sobre la magnitud física o química que registre ese sensor en un determinado punto. Los usos son múltiples y hasta ahora se habían centrado en ámbitos como el marketing, pero una empresa vasca quiere cambiar esta tendencia.

 

WimbiTek nació en marzo de 2016 como una ‘spin-off’ del grupo de investigación ADIAN de la Universidad del País Vasco. Los cinco integrantes de esta ‘startup’ cuentan con más de 7 años de experiencia en el diseño, desarrollo e implementación de sistemas de información inalámbricos y tolerantes a fallos. Sus puntos fuertes radican en el diseño de protocolos de redes inalámbricas, en la captación de información sensórica, en la creación de dispositivos energéticamente eficientes y en la visualización de datos. Todo ello utilizando los antes mencionados ‘beacons’.

 

Su primera experiencia con estos dispositivos tuvo poco que ver con su uso en el ámbito industrial como recuerda Unai Burgos, CEO de WimbiTek: “Hace dos años, en colaboración con la Sociedad de Ciencias Aranzadi, desarrollamos un sistema para la monitorización de aves. Lo que hicimos fue colocar a estas aves una pequeña mochila creada por nosotros con un GPS.  Se trata de un pequeño dispositivo que no debe de superar el 5 por ciento del volumen del ave, ser ligero, tiene que ser capaz de aguantar el clima adverso y disponer de un sistema de recarga de batería. Cuando las aves que llevan esa mochila pasan por una de nuestras balizas se descarga la información que han recopilado sobre en qué lugares ha estado. Esta información es muy útil ya que, por un lado, nos permite realizar estudios científicos y medioambientales. Podemos estudiar el comportamiento de los animales lo cual es importante en el caso de especies en peligro de extinción o de aves como las gaviotas, que son molestas y hay que tenerlas controladas”.

 

Internet de las Cosas

Las tecnologías inalámbricas han evolucionado mucho en los últimos años y  hoy en día el ‘Bluetooth’ es muy limitado ya que su radio de acción es escaso. Es por ello que en WimbiTek trabajan con novedosas propuestas que ofrecen una mayor cobertura. “Otra posibilidad es mandar los datos en tiempo real a través de una plataforma de Internet de las Cosas que se denomina SigFox. Esta red permite transmitir datos de forma inalámbrica a kilómetros de distancia prescindiendo de contratos de comunicación y ofrece una buena cobertura, especialmente en Europa Occidental”, explica Burgos.

 

Tras los proyectos desarrollados para Aranzadi, esta ‘startup’ con sede en Donostia mira ahora hacia nuevos sectores como la Industria 4.0. “Estamos seguros de que los conocimientos que tenemos de sensórica con IoT (Internet de las Cosas) y redes inalámbricas se adecua a la Industria 4.0. De hecho, ya hemos empezado a desarrollar algunos proyectos con ‘beacons’ que miden aspectos como la temperatura, la duración y la localización de las máquinas. Una máquina que funciona muchas horas puede sufrir un recalentamiento. Si nosotros colocamos junto a ella un ‘beacon’ con un sensor de temperatura nos podrá mandar una alarma casi en tiempo real, lo que nos permitirá evitar que esa máquina se estropee. Otro ejemplo en el que trabajamos es en la colocación de estos dispositivos dotados de sensores de temperatura en camiones frigoríficos, para observar que no se rompe la cadena de temperatura durante el transporte de un producto, algo muy importante en trazabilidad”, recalca el CEO de WimbiTek.

 

Fabricación a medida

Más allá del papel relevante que puede tener un ‘beacon’ a la hora de captar datos e información, otro aspecto que determina la funcionalidad de estos dispositivos es la calidad y seguridad de la red inalámbrica a través de la cual van a circular esos datos, según destaca Unai Burgos: “En nuestro equipo hay especialistas en redes sensóricas inalámbricas y en redes dinámicas. La mayoría de soluciones se centran en objetos estáticos y hay que mandar la información de forma segura a través de una red interna de la empresa o de otras redes IoT. Acompañamos a las compañías en su proceso de digitalización diseñando e implementando dispositivos inalámbricos para la recolecta de información y su posterior transporte a la nube. Además, identificamos servicios de valor añadido”.

 

Un último aspecto importante es que esos datos que se recopilan a través de los ‘beacons’ lleguen al cliente en tiempo real y de una manera inteligible. “A través de nuestra página ‘web’ cada cliente tiene un perfil de usuario y una contraseña para poder visualizar en todo el momento cómo están los dispositivos y descargarse los datos. Puede gestionar y organizar esos datos como quiera. Para nosotros es muy importante que la visualización sea clara ya que nuestros clientes quieren sacar el mayor partido posible a esa información y tenemos que ayudarles a que así sea”.

 

Además de tecnologías como ‘beacons’, sensórica, redes inalámbricas, IoT o analítica de datos, esta ‘startup’ también incorpora en su proceso de producción la impresión 3D para la fabricación de dispositivos a medida de las necesidades del cliente. “Compramos los componentes electrónicos, como GPS, resistencias u osciladores, y hacemos el montaje y el diseño de la placa. Todo ello lo protegemos con una carcasa a medida que fabricamos con Impresoras 3D. Al final, el cliente es el que nos pide un dispositivo concreto y tenemos que adecuarnos a sus necesidades intentando que el coste sea el mínimo posible, y eso lo conseguimos con la Impresión 3D”, detallan en WimbiTek.

 

El futuro de esta joven empresa vasca pasa por aumentar su catálogo de clientes para que el sector vaya conociendo las capacidades de sus productos. Al margen de Industria 4.0, también se han fijado en la aplicación de sus tecnologías en el ámbito de las ‘Smart Cities’ y ‘Smart Energy’.