Gorka Puente: “Comalatech es un reto lo suficientemente grande,.. ¡Como para tener otra cosa en la cabeza!“

19 febrero, 2017

Estudió ingeniería técnica en informática de gestión (UPV/EHU de Vitoria-Gasteiz) y de ahí, se fue a Donosti para formarse en ingeniería informática. Después, con una beca, viajó para trabajar durante un año a Edimburgo. Y volvió a la capital de Gipuzkoa contratado por el grupo de investigación Onekin de la UPV/EHU, “con el que sigo teniendo muy buena relación, y con mi director de tesis, el catedrático D. Oscar Díaz”. 

Durante 5 años investigó sobre gestión del conocimiento en entornos corporativos (wikis corporativas) y completó su tesis “Improving Creation, Maintenance and Contribution in Wikis with Domain Specific Languages” febrero 2013, Cum Laude, premio SISTEDES (Sociedad de Ingeniería de Software y Tecnologías de Desarrollo de Software) a la Mejor Tesis Doctoral. A partir de ahí emprendió en Vitoria-Gasteiz y su iniciativa fue creciendo con éxito; así nos los relata el propio Gorka Puente:

 

Tu proyecto emprendedor comienza en 2013 como participante del programa YUZZ

Cuando acabé la tesis, quería comprobar si tendría aplicabilidad en entornos corporativos reales. Empecé a investigar el mercado, a contactar con empresas y a aprender cuáles eran los siguientes pasos que tenía que dar para validar mis hipótesis. Como me faltaba formación y experiencia en entornos empresariales, me apunté al programa Yuzz para emprendedores.

Allí desarrollé el plan de empresa y tomé la decisión de cuál iba a ser el mercado al que dirigirse: el ecosistema de herramientas Atlassian. Además, tuve la suerte de ganar la edición de Álava de ese año. Uno de los premios lo daba BIC Araba (antiguo CEIA), y era contar con una oficina durante un año en sus instalaciones de Miñano sin pagar el alquiler. Esto fue una de las claves para poder empezar.

 

Un año después constituyes Keinoby y lanzas el primer producto, ‘YOIKEE”

Sí, Keinoby nació en enero del 2014. Estaba yo sólo a tiempo parcial, y otras dos personas que se dedicaban a tiempo parcial, compaginando con sus trabajos. Lanzamos Yoikee Creator, que está basado en parte de las ideas de mi tesis, así como otro producto llamado Comala Share It. También tuvimos que hacer algún desarrollo a medida, ya que al principio los productos apenas se vendían.

 

Y a partir de entonces, viajas por el mundo promocionando tu actividad, tus ideas, tus proyectos…

2014 fue un año muy movido, tuve que recorrer muchas conferencias y ferias por todo el mundo (Estados Unidos, Alemania, Francia, Japón…) para contactar con posibles clientes y, sobre todo, empresas que vendieran nuestros productos. El problema era que no podía dedicarme al diseño de los productos, su desarrollo, a las ventas, marketing, soporte y gestión. Así que casi a finales de ese año, se unió al equipo Juan Arias, a tiempo completo, a la vez que las otras dos personas dejaban el proyecto, ya que no podían dedicarse a este proyecto y a sus trabajos a la vez.

 

En uno de esos viajes, conoces a las personas que cambiarán el curso de tu empresa

Durante esos viajes conocí a muchísimas personas y, dos de ellas han tenido todo que ver en nuestra situación actual. Una de ellas es David Bonilla, que le conocí en una feria en San Francisco y entonces trabajaba para Atlassian, empresa responsable del ecosistema donde trabajamos (y organizadora de aquella feria). David me presentó a Roberto Domínguez, mexicano fundador de Comalatech, una empresa Canadiense, con sede en Vancouver. Roberto me enseñó muchísimo sobre el ecosistema de Atlassian, y durante varias ferias, fuimos forjando una relación.

En noviembre de 2014, una empresa nos hizo una oferta para comprar Keinoby. Por casualidad Roberto estaba en Barcelona, así que fui a verle y pedirle consejo. Después de hablar con él, en vez de tener las ideas más claras, volví a Vitoria con otra oferta. Negociamos, y en febrero de 2015, Juan y yo, junto con nuestros productos, pasamos a formar parte de Comalatech. Dos años después, en febrero de 2017, David Bonilla ha pasado a formar parte del equipo, como nuevo director (CEO). Está claro que aquellos viajes valieron la pena.

 

Y habéis crecido; en productos, en servicios, en personas… Fundamentalmente, el desarrollo de vuestras soluciones se continúa gestionando aquí

Cuando entramos en Comalatech eran 7 personas, y hoy somos 18. Este año es clave para establecer una buena base, que nos permita seguir creciendo los siguientes años, tanto en ingresos como en productos y personas.

Una de las cosas muy buenas que tenemos, es que todos trabajamos en remoto, no hay una oficina central. En mi caso particular, un compañero llamado Pablo y yo, trabajamos desde una oficina en Miñano, pero porque los dos vivimos en Vitoria. Sin embargo, los equipos de desarrollo están principalmente en España: Donostia, Bilbao, Santander, Madrid, Vitoria y Barcelona. Aunque hay alguna excepción, como una compañera en Estonia, y nuestro CTO en Australia. Mientras que desarrollo de negocio, soporte y marketing están en Canadá.

Aunque trabajamos en remoto, nos juntamos varias veces al año, coincidiendo con algún evento o conferencia. En febrero nos reunimos en Vancouver y, ahora en mayo nos juntamos en Barcelona. Vernos y discutir cara a cara sigue siendo básico para crecer como equipo.

 

¿Cómo ha influido el apoyo de las instituciones vascas en la creación y crecimiento de la empresa?

El apoyo para empezar este tipo de proyectos es básico, fundamental. En mi caso particular, yo he recibido apoyo de la SPRI, de la diputación de Álava, del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y del BIC (antiguo CEIA). Cada una aporta cosas diferentes, desde financiación económica, hasta formación, pasando por ayuda y apoyo para la solicitud de becas. Sólo tengo buenas palabras para estas instituciones, y creo que tenemos mucha suerte de estar en el País Vasco.

Algo que no se suele comentar, es el apoyo de la familia. Tanto moral como económico. Tienen que aguantar la situación, que muchas veces no es fácil; estás haciendo una apuesta en tiempo (todas las horas y días son pocos) y en dinero, no sólo no ingresas, sino que gastas todo lo que tienes. Por eso quiero agradecer también a mis padres que me han apoyado y aportado dinero, a mi hermano, y a Esme, mi mujer. Hasta mi abuela me dio dinero y, a día de hoy no entiende nada de lo que hago.

 

Imaginamos que, como buen emprendedor, ya hay nuevos retos en cartera

Mi único reto es hacer crecer Comalatech. Es un reto lo suficientemente grande ¡como para tener otra cosa en la cabeza!

 

+info: www.comalatech.com

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow