CRM: Personaliza tus relaciones profesionales y comunicaciones

15 octubre, 2015

En el ámbito del marketing, el “TARGET” o mercado objetivo, se refiere a la totalidad de un espacio preferente en el que la oferta y la demanda confluyen para generarse el intercambio de bienes y servicios, es decir, tu toma de contacto con la clientela que potencialmente más se acerca a ver satisfacer sus necesidades gracias a tu producto.

 

En UP Euskadi, hemos comentado la importancia que tiene poder conseguir definir el perfil de público en particular o centrar el tipo de empresas y profesionales hacia quien concretar y dirigir nuestras acciones promocionales y comerciales.

Sabemos ahora lo oportuno que resulta “SEGMENTAR” el mercado en grupos más reducidos que cuenten con características, necesidades o preferencias más homogéneas, similares o cercanas; es la mejor forma de llevar a cabo acciones más precisas, de forma mucho más ordenada y, además, orientar el marketing y la comunicación con el fin de que consigas un mayor impacto.

 

Hasta hace algunos años, la puesta en marcha de cualquier tipo de acción de comunicación formaba parte de una estrategia que debía, necesariamente, evaluar de forma previa sus costes porque los medios tradicionales (materiales gráficos y audiovisuales, prensa, radio, televisión…) no resultaban económicos para todos. Afortunadamente, la penetración de las nuevas Tecnologías de la Imagen y la Comunicación (TIC) ha cambiado radicalmente el panorama, permitiendo su utilización a precios muy asequibles y multiplicando la distribución y alcance de nuestros mensajes.

 

A través de los denominados “e-mail masivos”, los propios sitios web y las redes sociales, tu producto o servicio puede llegar a miles de destinatarios en cualquier parte del mundo con un coste muy pequeño, en comparación con los tradicionales soportes y medios. En este contexto, sin embargo, la facilidad con que las herramientas TIC son capaces de generar y distribuir contenidos, ha provocado tal excesiva sobrecarga que, diariamente, nos lleva a recibir un gran volumen se información que no somos capaces de asumir.

 

Customizar: Personalizar

Hoy en día, nuestro problema es conseguir “separar lo que nos interesa del tipo de información que no deseamos”. Así, como forma de paliar en cierto modo esta problemática, los negocios competitivos buscan conocer al máximo a sus clientes, identificando el mayor número de datos cualitativos sobre cada quien que nos permita “CUSTOMIZAR” nuestras acciones y comunicaciones. Customizar es “PERSONALIZAR”, tratando de que nuestros mensajes lleguen de forma directa a sus destinatarios, sean personas individuales, empresas, entidades, colectivos… No es lo mismo enviar una comunicación de forma genérica y anónima que, dirigida a una persona concreta, con nombre y apellidos: el simple hecho de escribir el nombre del destinatario en el asunto de un Mail, va a llamar inevitablemente su atención frente al recurrente “A la Atención del Responsable de Compras” en una empresa, por ejemplo. Como consecuencia de este detalle, se reducirá enormemente la probabilidad de que nuestro mensaje acabe desatendido e, incluso, rápidamente eliminado.

 

Tras la segmentación de nuestros públicos objetivo en función de los criterios que hayamos definido, resulta relevante para personalizar nuestros mensajes, qué tipo de información concreta le interesa a nuestro destinatario único para suministrársela bajo demanda (si es posible); qué tipo de palabras clave pueden ser más rápidamente interesantes; o qué necesidades va a poder ver satisfechas en el corto, medio y largo plazo.

 

Otros datos personales como, la fecha de cumpleaños, la edad o el sexo, entre otros muchos, van a ayudarnos a personalizar nuestras frías relaciones telemáticas para “eliminar barreras cibernéticas”, despertando en la medida de lo posible cierta confiabilidad de nuestro negocio con los públicos objetivo hacia quienes dirigimos la comunicación, promoción o comercialización de nuestros productos y servicios. Quizá en esta forma de “Marketing Personalizado” debamos buscar, también, la forma de agregar valores emocionales añadidos que consigan la reacción favorable necesaria que se transforme en compra.

 

Customer Relationship Management 

Una buena forma de aplicar la personalización de contenidos es ayudarse de herramientas informáticas CRM que cuenten con un adecuado sistema de comunicaciones y seguimiento de contactos. CRM es la sigla de Customer Relationship Management y, se entiende como la “Gestión sobre la Relación” con los clientes, consumidores”; una estrategia de negocios centrada en el cliente de forma personalizada.

“Obtendrás más de la billetera de tus clientes, cuando te tomes el tiempo de estar al pendiente de ellos”. (Janice Anderson)

 

Actualmente, la customización no sólo lleva a personalizar las comunicaciones, sino que también alcanza a innovar en la propia elaboración de productos. Así, encontraremos en el mercado ropa y calzado que incluirán el nombre del propietario o, todo tipo de elementos que van a poder ser fabricados en atención a los propios diseños del cliente o, a medida de sus gustos y preferencias.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow