Tornillos ‘inteligentes’ al servicio de la Industria 4.0

27 octubre, 2017
A la derecha, Iñaki Olaskoaga, socio fundador de Matz Erreka, en una visita a la fábrica del lehendakari Iñigo Urkullu.

Metz Erreka, con sede en Bergara, revoluciona su sector con una pieza destinada a infraestructuras expuestas a entornos agresivos

Ponemos el foco en una firma de Bergara que nació allá por el año 1961 y que lo hizo como fabricante de tornillos. Industria tradicional, pura y dura, que con el tiempo fue diversificando sus nichos de mercado hacia sectores supuestamente atractivos como el Eólico… Pues bien, como quiera que los molinos de viento dejaron de funcionar en el Estado y el sector se desplomó, esta cooperativa a punto estuvo de cerrar. Fue entonces cuando buscó la manera de convertir un producto ya maduro y con apenas margen como el tornillo en una pieza de altísimo valor. Así nació el tornillo inteligente de Matz Erreka. Industria 4.0 en toda regla para infraestructuras expuestas a entornos agresivos como las plataformas petrolíferas o los parques eólicos Off Shore. Esta firma vasca emplea a 350 personas, exporta el 100% de su producción y dedica cerca de 500.000 euros cada año a labores de Investigación y Desarrollo. Iñaki Olaskoaga, socio fundador de Matz Erreka Coop, desvela en Made in Basque Country las claves de esta cooperativa.

 

De pasar por momentos de mucho apuro a codearse en estos momentos con la élite mundial de su sector. Esto no se hace de un día para otro, ¿verdad?

Cierto, no se hace de un día para otro. Pero, desgraciadamente muchas veces las decisiones se toman llevados por la necesidad. Nosotros pasamos un momento complicado, como muchas empresas vascas, cuando estábamos dirigidas al mercado eólico español y éste desapareció de un día para otro. Entonces empezamos a darle vueltas al tema y en la reflexión estratégica de la cooperativa encontramos una vía de salida que nos está yendo muy bien.

 

Describamos cómo es ese tornillo inteligente que ustedes fabrican en Bergara en cuanto a tamaño, peso…

El tornillo en si es idéntico a los demás tornillos tradicionales pero le dotamos de una capa de inteligencia. Lo que hacemos es añadirle la posibilidad de medir la carga. Hasta la llegada de este producto no existía la posibilidad de saber cómo se encontraban realmente. Metemos al tornillo en las características ideales. De manera que podemos hacer que los tornillos no tengan que sobredimensionarse y además le podemos atar o volver a atar en el tiempo a sus características de trabajo óptimas. Esto posibilita una mayor seguridad.

 

Ustedes fabrican tornillos de 20 kilos.

Sí, son de consumo habitual. Y hemos llegado a fabricarlos de hasta 50 kilos que son auténticos monstruos de difícil manipulación.

 

En definitiva, son tornillos que envían información.

Exactamente. En la fase inicial vamos a medirlos. En base a la información que nos suministran tomamos decisiones para dejarlos adecuadamente y cuando hemos de volver. El mercado nos ha pedido que esa información se transmitiera de manera remota. Para ello hicimos un gran desarrollo para introducir la electrónica. Y lo que nos empezaron a pedir los clientes del sector eólico marino era que eso se transmitiera a distancia para evitar que los operarios tuvieran que ir a las plataformas. Ahora estamos en una fase de desarrollo de un prototipo, en asociación con Iberdrola Renovable, que evite que las personas tengan que acudir a esas instalaciones. Eso supondría un gran ahorro de costes en desplazamientos.

 

En todo caso, estamos hablando de un proyecto que es real e implantado.

Tenemos ya la fabricación en serie de la primera versión, la no remota. Esa ya se encuentra en parques en entorno de tierra y en parques marinos, concretamente en Estados Unidos. La fase remota, como señalaba anteriormente, está en fase de prototipado para comercializarla el año que viene.

 

Exportáis el 100% de la producción. Es Metz Erreka la única que fabrica este tipo de tornillos a nivel mundial.

La solución completa sí: tornillo, más capa inteligente, más medición de carga. Tenemos un competidor alemán que lo único que hace es añadir la parte electrónica. Al ser un mercado con solo dos empresas nos toca trabajarlo y empezar de cero.

 

Habéis dado al tornillo tradicional un valor diferencial. ¿Qué futuro le veis al mismo, qué puede haber detrás de este avance?

Queremos abundar en los servicios a las empresas a través de soluciones de ingeniería. En este sentido y con nuestra experiencia, queremos meternos en el sector petroquímico que vemos que tiene muchas oportunidades y necesidad de avanzar en la seguridad. De hecho, estamos lanzando una solución para ambientes explosivos. Queremos hacer alguna alianza como en su momento hemos hecho con Iberdrola con empresas de este sector para poder medir en estos ambientes explosivos.

Además nos estamos dando cuenta de que nuestros clientes necesitan soluciones. No tanto un tornillo inteligente sino solucionar un problema. Eso nos ha abierto los ojos y ver que hay un campo muy importante en los servicios de mejora. Lo que nosotros llamamos la servitización. Estamos ahora en esa segunda revolución para nosotros, que es vender servicios.

Hay un mercado muy potente.

 

Todo esto es fruto de la apuesta firme de Erreka por la I+D, a la que dedican cada años entre el 5-7% de su facturación…

Es necesario. Si no no saldríamos del producto tradicional en el que no tenemos nada que hacer. A veces nos da pena ver empresas con buenos resultados y que no apuestan por innovar antes de que vean llegar al lobo como nos pasó a nosotros.

 

Respecto a la absorción de Gamesa por parte de Siemens, que recordemos es el líder mundial en parques eólicos ‘off shore’ con una cuota de mercado del 80%, y teniendo en cuenta esa histórica cartera de proveedores que Gamesa ha ido tejiendo en Euskadi desde hace décadas, ¿es más el temor o la oportunidad que ustedes tienen respecto a lo que puede hacer Siemens con ustedes los suministradores de piezas?  

Estamos siguiendo con gran interés porque la unión les convierte en primer fabricante de eólicos mundial. Ser proveedores suyos seria muy importante. Es una gran oportunidad. Ahora bien, también tenemos un poquito de temor porque este tipo de operaciones suelen ir acompañadas de campañas de bajadas de precios. Nosotros hemos crecido con Gamesa y al revés. Confiamos en que nos den la oportunidad de llegar a acuerdos de varios años para poder demostrar que podemos hacer inversiones y que podemos ser tan competitivos como el que más.

 

 

 

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow