Las pymes frente a la transformación digital

martes, 11 de julio de 2017


En los últimos tiempos hablar de transformación digital y de Industria 4.0 se ha convertido en una temática convergente. Tan solo en Europa, la digitalización de las empresas ha supuesto un 30% del aumento del PIB entre 2001 y 2011 y se estima que para el año 2025 aporte 2,5 billones de euros a la economía e incremente la productividad de la industria hasta en un 20%. Por tanto, Industria 4.0 y digitalización son términos absolutamente relacionados. El camino hacia la Fabricación Avanzada pasa por la transformación digital y gracias a la digitalización muchas compañías empiezan a aplicar tecnologías habilitadoras relacionadas con la Industria 4.0. Esa es una de las conclusiones más destacadas del V Foro Perspectives 2017 “Industria y Tecnología: oportunidades ante el desafío digital” organizado por Tecnalia en Vitoria-Gasteiz el pasado mes de mayo.
 

El centro tecnológico vasco se ha convertido en todo un referente en el Estado y en Europa a la hora de ofrecer su conocimiento relacionado con la Industria Inteligente. Tecnalia es uno de los pocos centros que integra en una misma organización investigadores con conocimientos en procesos industriales, profesionales en herramientas de ‘software’, electrónica o sistemas integrados y expertos en analítica de datos e inteligencia artificial. Esta conjunción de perfiles les permite ofrecer soluciones integrales a medida de cada empresa. “Desde Tecnalia ofrecemos a las compañías un amplio catálogo de tecnologías que son capaces de proporcionar mejoras en los procesos de producción y dar una respuesta eficiente a los problemas que nos plantean. Se trata de mejoras en calidad de los productos, reducción en el consumo energético, mejoras de seguridad, customización o un mayor nivel de automatización. Son retos que de alguna manera siempre han estado ahí, pero gracias a la Industria 4.0 hemos conseguimos crear un nuevo ecosistema de tecnologías que se pueden aplicar en las empresas”, explica Mikel Sánchez, responsable de Industria 4.0 de Tecnalia.
 

El centro tecnológico tiene puesto el foco en las pymes, ya que es a las pequeñas y medianas empresas a las que más les está costando entender la importancia de la transformación digital y, a la vez, son las que tienen más dudas sobre los costes y cuáles pueden ser sus necesidades reales. “Nos preocupa la situación de las pymes. El discurso sobre la importancia de la digitalización no termina de cuajar en ellas. Cuando hablas con algunas observas que les preocupan los costes. Realmente, invertir en tecnologías de Industria 4.0 no tiene porque ser necesariamente caro. No estamos hablando de comprar nuevas máquinas o ‘hardware’. Hablamos de sensorizar las máquinas existentes, digitalizar datos y trabajar sobre ellos. Además, existe un ecosistema de ayudas que podría servir para que las pymes aborden este tipo de procesos. Las pymes desconocen todo lo que la Industria 4.0 les puede aportar. Desconocen la oferta de los centros tecnológicos, el paradigma en sí o la existencia de diferentes grupos de pilotaje. Hay mucho desconocimiento y es algo en lo que tenemos que seguir trabajando”, enfatiza Mikel Sánchez.
 

‘Big data’

Pero no todas las pymes son ajenas al concepto de Industria 4.0. En los últimos meses, desde Tecnalia han trabajado con varias de ellas y han desarrollado soluciones ventajosas basadas en ‘big data’ e inteligencia artificial para aumentar sus modelos de negocio. Dos ejemplos serían el de Ibarmia y Zayer, dos empresas vascas del sector de la máquina herramienta. Sánchez recuerda: “Zayer e Ibarmia sí tenían conciencia de la importancia de subirse al carro de la Industria 4.0. Lo que les propusimos fue desarrollar sistemas de adquisición de datos de las máquinas que fabrican a través de la instalación de sensores que miden el comportamiento de la máquina y del proceso. Gracias a esos sensores capturamos la información y la mandamos a la nube. A partir de ahí, podemos acceder a esos datos desde una plataforma inteligente que ofrece sistemas de predicción. Eso permite al fabricante conocer mejor a su máquina. Antes, cuando se vendía la maquina, no había manera de saber cómo la utilizaba el cliente. Si se estaba comportando bien, si tenía componentes sobredimensionados o su estructura. Ahora, de una manera continua, la plataforma es capaz de analizar lo que ocurre y adaptarla a las necesidades del cliente. Sus sistemas son capaces de realizar un mantenimiento predictivo de la máquina para saber cuándo puede fallar algo o en qué momento es necesario cambiar cierto componente. Gracias a la analítica de datos los fabricantes ya no solo venden máquinas sino que ofrecen servicios añadidos posventa, lo que ahora se denomina como servitización”.
 

Lo cierto es que un gran porcentaje de los proyectos que desarrolla Tecnalia relacionados con Industria 4.0 están centrados en todo lo que tiene que ver con ‘big data’. “Entre el 70 y el 80 por ciento de los proyectos que desarrollamos en el área de Industria 4.0 son de analítica de datos, entendida de una manera amplia. Medimos información mediante sensoricación o visión artificial, capturamos datos, luego mandamos esa información a alguna parte parte utilizando soluciones ‘cloud’ y finalmente aplicamos tecnologías de ‘big data analytics’, que pueden emplear inteligencia artificial, para sacar jugo a esos datos y obtener resultados”, reconoce el director de Industria 4.0 de Tecnalia.
 

También las soluciones relacionadas con la ciberseguridad o la fabricación aditiva son cada vez más demandadas por parte de las empresas. “En fabricación aditiva se están haciendo cosas interesantes con ‘startups’ que se están creando. Es una tecnología que aún no está madura y que tiene aún mucho recorrido, en especial en lo que a materiales metálicos se refiere. Por el momento, la fabricación aditiva no afecta de manera nuclear a la producción de una empresa. No se hacen piezas sino prototipos o utillajes. Con todo, en Tecnalia somos conscientes de su relevancia y la tenemos como un ámbito estratégico separado de la Industria 4.0”, afirma el responsable del centro tecnológico vasco.
 

Retos de la transformación digital

La apuesta por la transformación digital tiene retos de futuro importantes y no todos ellos tienen que ver con aspectos tecnológicos precisamente, como asegura Mikel Sánchez: “El primer reto tiene que ver con el miedo de las empresas a no saber muy bien para qué sirve todo esto. El miedo a no tener un retorno de la inversión claro. Que no esté justificado desde un punto de vista de negocio. Son proyectos innovadores, pero a veces no está del todo claro que la inversión vaya a tener un retorno. Esta disyuntiva se resuelve si haces un planteamiento estratégico claro. Si abordas industria 4.0 desde una reflexión alineada con tu estrategia empresarial. No se trata de meterse en este proceso porque te están machacando con mensajes todo el día, sino que es mejor perder algo de tiempo para pensar y reflexionar. Las empresas deben solicitar un diagnóstico y una asesoría”.
 

“El segundo reto está asociado a las personas. Tienes un problema formativo con las nuevas aptitudes que deben de tener los operarios. Hay que convencer a los trabajadores de la importancia de que estén al tanto de las nuevas necesidades. Pero esto no se puede hacer si desde la parte gerencial no se cree en ello. Los gerentes deben de apostar claramente por la transformación digital y deben de impulsar esta transición al más alto nivel y no desde áreas intermedias. De esa manera se podrán abordar proyectos de manera ordenada, de largo recorrido y para toda la compañía”, concluye Mikel Sánchez.

Artículos relacionados
También te puede interesar