La gestión de datos, clave en la industria 4.0

miércoles, 10 de mayo de 2017

basque industry jornada mayo
Un momento de la jornada.

Una jornada organizada por el Grupo SPRI revela que va a ser “tan importante como es la energía para el funcionamiento de las empresas, asegura Tomás Iriondo, director del cluster Gaia
David Chico, director de Innovación y Tecnología de Fagor Arrasate, ha resaltado que la industria 4.0 ha cambiado su modelo de negocio
El evento ha servido también para que 80 empresas celebren reuniones bilaterales sobre la aplicación de estas nuevas tecnologías
La gestión de datos será una de las claves en la industria 4.0. “Va a ser tan importante como es la energía para el funcionamiento de las empresas”, ha afirmado Tomás Iriondo, director general del cluster de telecomunicaciones Gaia, en una jornada organizada este miércoles en Bilbao por el Grupo SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial dependiente del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras, sobre la integración de las TEIC (Tecnologías de la Electrónica, Información y Comunicación) en los procesos productivos. El evento ha sido un networking empresarial, con reuniones bilaterales entre las cerca de 80 empresas vascas asistentes, y ha servido para que cuatro compañías (Arcelor Mittal, Fagor Arrasate, Addilan y ZIV) expongan también sus experiencias.

 

Aitor Cobanera, director de Tecnología e Innovación del Grupo SPRI, ha presentado la jornada y ha destacado los programas de apoyo existentes para la implantación de la industria 4.0, como Industria digitala y Basque industry 4.0, este último dirigido a proyectos de investigación “y para tratar de acelerar su implantación en las empresas”.

 

Tomás Iriondo ha afirmado que las empresas vascas ya disponen de procesos automatizados y productos inteligentes. “Pero lo que menos tenemos es la servitización”. Ha puesto el ejemplo de Rolls Royce, cuyo negocio se basaba en la venta de motores de aviación pero especialmente en su mantenimiento. “Ahora no vende motores sino que sus ingresos vienen por el uso. Su negocio es evitar que los motores se averíen, que era donde anteriormente ganaba dinero”.

 

Iriondo ha considerado que “la verdadera clave de la industria 4.0” no pasa por la tecnología en los procesos o disponer de nuevos servicios, “sino si voy a ser capaz de gestionar de manera inteligente la información: si se recogen datos, se analizan, se interpretan y se aprovechan las oportunidades”.

 

Por ello, ha instado a no obsesionarse únicamente con la incorporación de la tecnología. “La gestión del dato va a ser tan importante como lo es ahora la energía para el funcionamiento de una empresa”. Ha destacado que las empresas disponen de una hoja de ruta diseñada por el Gobierno vasco para la implantación de la industria 4.0. “Es importante que nos posicionemos pero no de manera individual”.

Cambio de modelo de negocio

Asier Vicente Rojo, ingeniero de investigación de Arcelor Mittal, ha expuesto la experiencia de su empresa en la industria 4.0. Dado que entre el 20 y el 25% de sus costes están en la gestión del proceso en acería, se han centrado en el control de la calidad de la chatarra –“hemos implantado un modelo de optimización de la chatarra”, y el control avanzado del proceso, “al gestionar la combustión del horno, como están los inyectores, a través de sensores”.

 

David Chico, director de Innovación y Tecnología de Fagor Arrasate, ha explicado que su compañía se ha enfocado en el producto, dado que “hay un ecosistema de datos en la máquina”. La aplicación de la industria 4.0 les ha facilitado una mejor oferta de sus productos: “Mostramos el funcionamiento virtual de la máquina. Nos ayuda mucho a mejorar la respuesta del cliente y hemos reducido muchísimo el tiempo de presentación de la oferta”.

 

Chico ha resaltado que ha cambiado su modelo de negocio. De la intervención (en la reparación de fallos de las  máquinas) a las llamadas de sus clientes han pasado a un modelo proactivo, con un reporte mensual del mantenimiento de las máquinas. “Lógicamente tiene un coste y abre una vía de negocio que no teníamos, además de tener más conocimiento de las máquinas y anticiparnos a los problemas de los clientes”.

 

Ivan Tabernero, responsable de Tecnología de Addilan, una nueva empresa puesta en marcha este año fruto de un proyecto impulsado conjuntamente por las compañías Ona y el Grupo Maherholding, ha aseverado que se dedican a la fabricación aditiva  centrada en piezas grandes. “Las ventajas de nuestra tecnología son la reducción de costes y tiempos. Podemos hacer piezas muy grandes y en tiempo muy rápido: 20-25 minutos”.

 

José Miguel Arzuaga, director de productos de ZIV, ha explicado la aplicación de la industria 4.0 en la distribución eléctrica, en concreto en los nuevos contadores inteligentes. “Además de la facturación, esos contadores inteligentes se usan para ver el consumo diario por horas y mejorar los procesos, como detectar faltas y apagones”, con lo que la actuación se anticipa a las llamadas del consumidor, como ocurre hasta ahora.  “Se va a poder monitorizar la red al 100%”.

 

Arzuaga ha destacado la gran cantidad de datos que aportan las redes eléctricas “y las compañías están mirando cómo gestionarlas. Van a necesitar la gobernanza de esos datos, lo que es un área de trabajo para consultorías, y el Big Data cada vez va a ser más protagonista: vamos a aprender constantemente”.

Artículos relacionados
También te puede interesar