David Barroso, CEO de CounterCraft: “Euskadi puede convertirse en un referente europeo en ciberseguridad”

25 enero, 2018
David Barroso, CEO de CounterCraft

La ‘startup’ pone en valor la labor del Basque Cybersecurity Centre para coordinar e impulsar el trabajo de las empresas vascas de ciberseguridad

 

La ‘startup’ donostiarra de ciberseguridad CounterCraft está viviendo un momento dulce. Con apenas dos años de vida, en los últimos meses ha recibido el premio a la Innovación Empresarial DonostiaINN, concedido por Fomento de San Sebastián, y ha sido seleccionada para el programa BIND 4.0, impulsado por el Gobierno Vasco. Anteriormente, lograron otros reconocimientos como el Premio Emprendedor XXI Empresa Vasca, el Toribio Echeverría o el Premio SIC de Seguridad de la Información.

 

Su elemento diferenciador respecto a otras compañías de ciberseguridad se denomina Deception Platform, una tecnología pionera en Europa que protege a las grandes empresas dejando a los atacantes acceder a datos y aplicaciones ficticias creadas específicamente como gancho y cebo para ellos. Esta tecnología, que manipula al atacante recurriendo a la contrainteligencia, le hace creer que está robando información valiosa, al mismo tiempo que permite estudiarle y conocer mejor sus técnicas, sus objetivos y sus intenciones. Esta valiosa información servirá después para que las compañías puedan tomar medidas contra el atacante o para reforzar puntos débiles en su sistema de seguridad.

 

Desde un principio, los tres fundadores de CounterCraft apostaron por dirigir sus servicios a grandes empresas como recuerda su CEO, David Barroso: “Nuestros clientes son compañías de sectores como el financiero, los transportes, la energía, la industria o diversas administraciones. Conocemos bien las necesidades de las grandes empresas y vimos que había que apostar por este sector. Las pymes todavía no están muy concienciadas a la hora de implementar soluciones basadas en la ciberseguridad. Hasta que no les ocurre algo, no se dan cuenta de lo importante que es invertir en temas de seguridad tan sencillos como realizar copias de seguridad o tener la red segmentada. Cosas fáciles y económicas que no se hacen por falta de concienciación o por desconocimiento. La mayoría de las firmas de ciberseguridad tienen éxito si se dirigen a grandes empresas. Es algo que hemos constatado”.

 

La puesta en marcha de sistemas de seguridad informáticos para las empresas dedicadas a la Fabricación Avanzada conlleva retos superiores a los de otro tipo de sectores, como explica el socio de CounterCraft: “Ciberseguridad en industria 4.0 es un pilar fundamental. Cualquier incidente que ocurra en este ámbito puede tener un resultado catastrófico. La industria 4.0 exige retos importantes. Quedan muchos sistemas de tecnología ‘clásica’, de los años 80 o 90, que suponen muchos retos para ver cómo se puede mejorar su seguridad. También nos enfrentamos a cosas nuevas que van a surgiendo como la robótica o el IoT (Internet de las Cosas) que nos obligan a enfrentarnos a escenarios que no nos habíamos planteado. Lo clásico y lo innovador son un reto porque no son tan predecibles como otros  aspectos que son más sencillos de acotar”.

 

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las compañías vascas de ciberseguridad es el de encontrar profesionales capacitados y CounterCraft no es ajena a esta realidad. “Tenemos problemas para contratar. Hemos traído a Donostia a británicos, un eslovaco, un rumano y a gente de otras partes de España. Aquí hay bastante inmovilismo laboral. Cuesta mucho que la gente cambie de trabajo. Aunque sean mejores condiciones, la gente tiene miedo de cambiar de empleo. Por otra parte, hay empresas del Reino Unido y Estados Unidos que están contratando a gente de aquí para que trabajen desde sus casas cobrando el mismo sueldo que tendrían en esos países, y contra eso es difícil competir. Quizás habría que hacer algo más desde las universidades y los centros de Formación Profesional para ofrecer preparaciones específicas centradas en ciberseguridad”, incide David Barroso.

 

Con todo, los problemas a la hora de encontrar profesionales de un sector son una prueba más de que en Euskadi se está apostando de manera muy nítida por convertirse en un referente europeo en todo lo que tiene que ver con la ciberseguridad. “Creo que Euskadi es una de las regiones europeas con más empresas de ciberseguridad por numero de habitantes y la puesta en marcha de iniciativas como el Basque CyberSecurity Centre pueden ayudar a coordinar todos los esfuerzos y a poner de manifiesto esta relevancia. Aunque las empresas de ciberseguridad seamos competencia entre nosotras, debemos de remar todas juntas para que Euskadi sea una referencia a nivel europeo en este ámbito”, destaca el CEO y socio fundador de CounterCraft.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow