Plasma rico en plaquetas, células madre e impresión 3D para avanzar en medicina regenerativa

30 julio, 2015

La medicina intenta profundizar en el conocimiento de los procesos biológicos que el propio organismo desarrolla para sanar tejidos, órganos y huesos enfermos con la intención de estimular la regeneración natural y abandonar técnicas más agresivas, basadas en la cirugía y el implante de prótesis.

Esta aproximación científica, denominada medicina regenerativa, busca comprender el lenguaje de las células para diseñar técnicas y tratamientos que imiten los procesos biológicos con el objetivo de que el paciente regrese al estado previo a la enfermedad.

La Unidad de Cirugía Artroscópica (UCA), con sede en Vitoria, trabaja en la actualidad en varios proyectos de medicina regenerativa en el campo de la traumatología y las enfermedades del aparato locomotor como la aplicación de plasma rico en plaquetas en tendinopatías crónicas.

“Estamos intentando buscar nuevos caminos y nuevas terapias para encontrar soluciones para este tipo de patologías”, asegura Pello Sánchez, investigador que trabaja en este proyecto.

Además, la UCA tiene en marcha otra iniciativa centrada en combatir la degeneración del cartílago articular y retrasar la implantación de prótesis mediante una técnica que combina el plasma rico en plaquetas con el uso de células madre procedentes de nuevas fuentes.

Esta última investigación puede contribuir al tratamiento de la artrosis, la enfermedad degenerativa del cartílago articular más frecuente, que sufre cerca del 70% de la población mayor de 65 años.

“El proyecto está relacionado con intentar detener la degeneración del cartílago y retrasar la colocación de esa prótesis”, asegura Sánchez.

Estas dos iniciativas se enmarcan dentro del programa de ayudas GAITEK, promovido por el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco con el objetivo de elevar el valor añadido del tejido empresarial mediante el incentivo a la investigación y la innovación.

La UCA también trabaja en la aplicación de tecnologías de impresión 3D para la mejora de las técnicas quirúrgicas. La impresión en tres dimensiones hace posible realizar reconstrucciones precisas de los órganos afectados en un paciente de forma personalizada, lo que permite al equipo médico efectuar una planificación de la cirugía sobre un modelo que refleje con fidelidad lo que encontrarán en el quirófano.

“Estamos intentado adivinar y entender ese lenguaje (de las células) para poder aplicarlo luego a nuestros pacientes y a la medicina en general, ya sea una rodilla, un hígado o cualquier parte del cuerpo”, concluye el experto.

 

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow