Smart Destination, el libro blanco de los destinos turísticos inteligentes

martes, 17 de noviembre de 2015

Portada del informe.

Las TICs han supuesto una transformación integral del sector turístico, especialmente con la expansión de la web 2.0, las redes sociales y la conexión en movilidad. Las tecnologías de la ciudad inteligente aplicadas al ámbito turístico permiten impulsar la innovación en destinos, en forma de nuevos servicios y productos. A la vez, el perfil del turista ha evolucionado hacia un usuario hiperconectado y exigente que espera acceder a toda la información necesaria al momento y desde cualquier lugar.

Segittur, Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas, ha publicado el informe Smart Destination. Destinos turísticos inteligentes: construyendo el futuro, un estudio que recoge las oportunidades y retos que supone avanzar hacia los destinos smart. Tal y como recoge la publicación, las TIC en el ámbito turístico abren la puerta a la generación de nuevos modelos de negocio en las tres fases del viaje: antes, con plataformas y servicios de información sobre los destinos; durante, a través del uso de dispositivos móviles conectados; y después, mediante sistemas que permitan conocer el grado de satisfacción de los usuarios y potenciar la fidelización.

Aún así, el concepto de destino inteligente no tiene solo que ver con las tecnologías, puesto que incluye también otros pilares como son la innovación, la sostenibilidad –medioambiental, social y económica- y la accesibilidad. Un smart destination es “un territorio comprometido con los factores medioambientales, culturales y socioeconómicos de su hábitat, dotado de un sistema de inteligencia que capte la información de forma procedimental”, según explican en el informe Antonio López de Ávila y Susana García, presidente y directora de proyectos de Segittur, “mejorando sustancialmente la calidad de las experiencias turísticas”.  Los beneficios de las estrategias de turismo inteligente no solo deben revertir en los turistas, también en la ciudadanía y en el tejido económico local, generando riqueza e innovación.

Según Jesús Herrero, responsable de Mercado Turismo en Tecnalia, “se trata de convertir el proyecto de destino inteligente en una oportunidad para los tres actores principales: los ciudadanos, ya sean residentes o visitantes (…)las empresas (…) y la Administración”. A la vez, tal y como destaca Herrero, “un destino inteligente debe servir para avanzar en grandes cuestiones todavía no resueltas en el turismo, como es la relación entre el residente y el visitante”.

Por otro lado, la directora de CICtourGUNE, Aurkene Alzua-Sorzabal, explica en el estudio Smart Destination la importancia de la participación de la comunidad local en el desarrollo de un destino inteligente: “sin el apoyo de estas comunidades, la implementación de tecnologías inteligentes ayudará poco a las poblaciones locales y visitantes, con el riesgo, además, de crear brechas”.

El informe, disponible para su descarga, incluye pautas de actuación y ejemplos prácticos de territorios que han aplicado estrategias de turismo inteligente, la perspectiva de empresas e instituciones involucradas en el sector, así como fuentes de financiación para el impulso de proyectos smart tourism.

Artículos relacionados
También te puede interesar