El potencial de las TIC para la atención del paciente emergente

miércoles, 24 de junio de 2015

spri_tics_PacienteEmergenteTIC
Portada del informe.

Con la expansión de las TIC, y lo que han supuesto en cuestiones de acceso a grandes cantidades de información de manera inmediata y a nuevas formas de comunicación, se ha extendido un nuevo perfil de usuario de la sanidad, el “paciente emergente”, o paciente proactivo. La ciudadanía ha pasado de ser receptora pasiva de estos servicios a adoptar un papel activo, responsabilizándose de su salud y a la vez demandando más calidad e inmediatez, consciente del potencial de las TIC para situar a las personas en el centro del sistema sanitario.

Este perfil de usuario no es solo el de alguien joven con elevada formación, puesto que hace referencia también a enfermos crónicos, personas que padecen enfermedades raras o pacientes de alta complejidad, quienes utilizan las herramientas TIC para buscar información sobre su patología, mejorar el cuidado de su salud y conectar con otros pacientes.

El Foro conTIC es un grupo de expertos ligados a la salud que analiza el papel de las nuevas tecnologías para mejorar el modelo sanitario, impulsado por el grupo farmacéutico Menarini. Recientemente, este foro ha publicado un informe donde se recogen los resultados de diferentes encuentros realizados a nivel estatal, bajo el título Las TIC en la atención al paciente emergente. La publicación parte del nuevo papel proactivo que están adoptando los usuarios como palanca de cambio hacia una salud más personalizada, eficiente y accesible gracias a las tecnologías digitales.

Según las opiniones de expertos recogidas en el informe, las TIC pueden ser un motor de transformación en diferentes áreas: para facilitar el empoderamiento de los usuarios, para mejorar el acceso a los recursos con tecnologías como la teleasistencia, para evaluar los resultados y para aumentar el intercambio de información entre profesionales. Por otro lado, los profesionales del Foro conTIC han detectado también las barreras que dificultan la expansión de las tecnologías en la salud. Estas son, principalmente, humanas –la resistencia al cambio-, una falta de planificación a largo plazo y las dudas en cuanto a seguridad y privacidad.

El informe recoge también las aplicaciones que despiertan más expectativas y que tienen mayor potencial para generar un impacto positivo en los servicios. Los profesionales de la salud destacan principalmente cuestiones como la gestión de la medicación, la telemedicina, el autocuidado y los sistemas para la gestión de la información clínica. Tal y como recoge el estudio, las aplicaciones de salud están generando altas expectativas, pero aún no han completado su proceso de desarrollo y en los próximos años habrá una selección natural de aquellas herramientas que consigan aportar valor, tanto en cuestiones de eficiencia como para la mejora de los servicios.

Artículos relacionados
También te puede interesar