Tecnologías catalíticas para la gestión de los residuos urbanos

jueves, 13 de octubre de 2016

La doctora de la UPV/EHU Miren Gallastegi ha encabezado la investigación

Una investigación de la UPV/EHU propone el uso de catalizadores en incineradoras de residuos sólidos para disminuir la emisión de gases contaminantes

 

La gestión de los residuos urbanos es un importante desafío al que se enfrentan las administraciones municipales, que deben aplicar programas para el reciclaje de los deshechos que sean sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

 

En la actualidad, los residuos sólidos urbanos (RSU) se someten a incineración, un proceso que genera partículas de elevada toxicidad como óxidos de nitrógeno y dioxinas, que deben ser tratados antes de su liberación a la atmósfera.

 

En este contexto, la doctora de la UPV/EHU Miren Gallastegi y su equipo han investigado las posibilidades de la aplicación de la tecnología catalítica en las plantas incineradoras para reducir las emisiones de partículas contaminantes.

 

Hasta este momento se había observado que es posible eliminar los óxidos de nitrógeno y destruir las dioxinas de forma independiente, pero no se había constatado de forma científica la opción de llevar a cabo ambos procesos simultáneamente.

 

La investigación de Gallastegi ha analizado el proceso conjunto y ha utilizado catalizadores tanto convencionales como fórmulas alternativas. El experimento ha conseguido acelerar las reacciones químicas de eliminación de óxidos de nitrógeno y destrucción de dioxinas a menor temperatura y de forma más eficiente, según una nota de la institución educativa.

 

Tras analizar los diferentes procesos químicos que ocurren sobre el catalizador, Gallastegi ha constatado es posible, por un lado, reducir los óxidos de nitrógeno a nitrógeno y, por otro, destruir las dioxinas, transformándolas en compuestos gaseosos inertes.

 

“La introducción de los nuevos catalizadores que hemos desarrollado y la optimización de las variables de proceso permitirían la utilización de la infraestructura de las actuales plantas de incineración (con escasas modificaciones) para la eliminación simultánea de los contaminantes. Es una opción muy beneficiosa para el medio ambiente, que requiere escasa inversión en instalación y conlleva un importante ahorro energético”, concluye la doctora Gallastegi.

Artículos relacionados
También te puede interesar