Un nuevo estudio demuestra que los conejos son susceptibles a la infección por priones

martes, 01 de septiembre de 2015

Spri_Teknologia_CICbioGUNE
Los priones son una versión anómala e infecciosa de la proteína PrP

Una investigación coordinada por el centro vasco de investigación cooperativa en biociencias CIC bioGUNE ha demostrado que los conejos no son resistentes a las encefalopatías espongiformes, enfermedades neurodegenerativas causadas por priones.

El estudio, dirigido por el científico Joaquín Castilla, ha sido recientemente publicado en la prestigiosa revista PLoS Pathogens y ha contado con la colaboración de investigadores del Centre de Recerca en Sanitat Animal (CReSA), de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Los priones son una versión anómala e infecciosa de la proteína PrP, que en su estado benigno se encuentra en las neuronas de todos los mamíferos. Cuando un prión, se introduce en un organismo sano, actúa sobre la forma normal de la proteína, causa su mal plegamiento y la convierte en un nuevo prión.

La acumulación de estas proteínas anómalas e infecciosas causa la muerte neuronal y desencadena las denominadas encefalopatías espongiformes, enfermedades neurodegenerativas que no disponen de cura ni tratamiento y reciben este nombre por el aspecto horadado que presenta el encéfalo de los ejemplares enfermos. Una de las más conocidas es la variante bovina, denominada popularmente como el mal de las vacas locas.

Para llevar a cabo la investigación, el equipo de CIC bioGUNE ha diseñado una serie de ratones transgénicos a los que se les sustituyó el gen que codifica la proteína PrP por la correspondiente al lepórido y que representan bien el conejo real.

Los ratones transgénicos fueron posteriormente inoculados con priones circulantes reales de varias especies y los investigadores observaron que los animales desarrollaban una encefalopatía espongiforme bovina y también scrapie, la dolencia priónica de ovejas y cabras.

“Durante 40 años pensamos que la proteína del conejo no se podía mal plegar. Sin embargo no es así y éste es el primer hecho que hemos demostrado. No hay nada en la proteína del conejo que la haga resistente al mal plegamiento”, explica Castilla.

En 2012, el equipo dirigido por Castilla puso la primera piedra al confirmar la infección de conejos utilizando un prión de síntesis diseñado en el laboratorio, pero el estudio actual supone la verificación in vivo, con priones reales que se encuentran en especies ganaderas.

“Estas conclusiones deben ser tomadas en cuenta en la alimentación de los conejos, especialmente si se usan piensos que contengan proteína animal”, razona Castilla.

Artículos relacionados
También te puede interesar