SPRILUR, Arabako Industrialdea y Beterri Kostako Industrialdea obtienen la certificación europea a la excelencia ambiental europea EMAS

viernes, 19 de diciembre de 2014


SPRILUR, Arabako Industrialdea y Beterri Kostako Industrialdea han dado los pasos necesarios para incorporarse en el Reglamento Europeo de Excelencia Ambiental EMAS. El pasado mes de octubre culminó el proceso por el que estas tres organizaciones han entrado a formar parte del registro de entidades de la Comunidad Autónoma del País Vasco con certificación a la excelencia ambiental EMAS.  Con la incorporación de estas tres empresas ya son 64 los expedientes EMAS en activo que existen en el País Vasco.


La sociedad pública del Gobierno Vasco SPRILUR centra su actividad en promover y gestionar el desarrollo de polígonos empresariales mediante el acondicionamiento de suelo, la urbanizado y la edificación de pabellones modulares y oficinas, dirigidas a empresas que necesiten de ubicaciones adecuadas y adaptadas a sus actividades empresariales, con el fin básico de favorecer su competitividad.

Además SPRILUR participa como socio mayoritario en el denominado Programa Industrialdeak en colaboración con Ayuntamientos, Diputaciones Forales y agentes públicos comarcales de los Álava-Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.  El principal objetivo del Programa Industrialdeak es poner en valor infraestructuras industriales con criterios de equilibrio territorial y sostenibilidad, a precios competitivos y acceso a la propiedad mediante fórmulas financieras flexibles. Entre éstos se encuentran los de Arabako Industrialdea y Beterri Kostako Industrialdea, que suman su certificación ambiental a la obtenida por Urola Garaiko Industrialdea, que viene a confirmar la apuesta de la sociedad pública SPRILUR por la certificación ambiental EMAS, y por la conservación del Medio Ambiente.

Los Industrialdeak juegan un papel ejemplarizante en los diferentes polígonos industriales en los que realizan su actividad. Cada uno de ellos ha fijado una serie de objetivos específicos para que el impacto en el entorno del polígono industrial donde se ubican sea el menor posible. Entre las medidas aplicadas, destacan, la colocación de pavimentos captadores de CO2, la instalación de  aparcabicis para favorecer la movilidad sostenible de las personas que acuden a trabajar cada día al polígono o la disposición de contenedores de recogida de libros para su  reutilización, entre otros.

Artículos relacionados
También te puede interesar