ES | EU


16 de octubre de 2014


El Fondo de Emprendedores de Repsol ofrece 6.000 euros al mes durante dos años para futuros empresarios. En tres años de funcionamiento, hay 27 proyectos incubados, cinco negocios que facturan y se han impulsado 27 contrataciones empresariales

Una jornada sobre energía y emprendimiento, organizada por la agencia empresarial SPRI y Repsol, destaca que se debe desterrar el temor al riesgo, que hay ayudas públicas y es fundamental persistir en los proyectos.

La viceconsejera de Tecnología, Innovación y Competitividad, Estibaliz Hernaez, resalta que el Gobierno trabaja en una mayor coordinación y simplificación de trámites para el emprendedor


El Parque Tecnológico y Científico de Bizkaia ha acogido este jueves una jornada sobre energía y emprendimiento, organizada por la agencia empresarial vasca SPRI, dependiente del Departamento de Desarrollo Económico, y el Grupo Repsol, en la que se han dado algunos claves para que los emprendedores tengan éxito. No se tiene que temer el riesgo, existen ayudas públicas para financiar nuevos proyectos y, aunque haya multitud de obstáculos, es fundamental persistir.

La viceconsejera de Tecnología, Innovación y Competitividad, Estibaliz Hernaez, ha señalado que existen “signos positivos en el emprendimiento aunque hay un camino largo para recorrer” y que el Gobierno vasco está trabajando en una mayor coordinación institucional y de simplificación de trámites para el emprendedor. “Tenemos muchos  agentes y hay que coordinarse para obtener mejor resultados”.

El director de Emprendimiento, Innovación y Sociedad de la Información del Gobierno vasco, Aitor Urzelai, ha incidido en el esfuerzo “especial” del Ejecutivo “con los emprendedores en fases donde necesitan ese empujón e impulso para consolidarse. Necesitamos prestigiar la figura de los emprendedores”.

Urzelai ha destacado que el Plan Interinstitucional para la Promoción de la Actividad Emprendedora pretende “ofrecer un apoyo integral, más coordinado, evitar solapes. No queremos que el Plan sea bonito y quede en una estantería. Hemos creado cinco grupos de trabajo en una mesa interinstitucional para priorizar actuaciones, identificar sinergias entre agentes y plantear nuevos proyectos y actuaciones compartidas”. Se ha referido asimismo a los instrumentos de financiación públicos. “Tenemos ayudas directas a los emprendedores, en forma de subvención, préstamos o participaciones de capital”.

Eduardo Romero, director del Fondo de Emprendedores de Repsol, ha explicado este instrumento de ayuda, que ofrece 6.000 euros al mes durante un máximo de dos años a los proyectos seleccionados. En los tres años en los que lleva funcionando, se han evaluado más de 2.000 propuestas y existen  27 proyectos incubados, cinco que ya facturan y se han impulsado 24 contrataciones empresariales. “Hemos visto que el fracaso viene sobre todo por la falta de experiencia y formación y a cada proyecto asignamos dos tutores, dos ex directivos, para que den forma al proyecto empresarial. Y damos el aval de Repsol para acceder a inversores y les acompañamos a foros donde vender sus productos”.

Romero ha afirmado que todas las prestaciones se realizan “respetando la propiedad intelectual del emprendedor. No queremos nada a cambio. Solo pedimos cumplimiento del plan de trabajo y actitud y coordinación con los tutores. Y es muy importante que entienda donde está su mercado”.

Lander Beloki, decano de la Facultad  de Empresariales de Mondragon  Unibertsitatea, ha expuesto el trabajo en su centro, que tiene un equipo intraemprendedor desde 2008 y se han creado laboratorios de emprendimiento en Madrid, Valencia, Barcelona, Amsterdm,Shangai y Pune.

Marisa Arriola, directora del centro de innovación Bic Berrilan, ha explicado que en Euskadi existen cinco centros de innovación, “cuya misión es ayudar a los futuros empresarios a desarrollar sus proyectos y generar un ecosistema”. Las ayudas, para los proyectos con riesgo tecnológico alto, alcanzan los  60.000 euros a fondo perdido. Y ha puesto el ejemplo de empresas surgidas en el BIC, como Iline, que se dedica a sistemas de medición del sintron, con 69 empleados y una facturación de 10 millones de euros.

La jornada ha mostrado también experiencias concretas de emprendedores, tanto en sus inicios como consolidados. Es el caso de PQC, la ingeniería referente en España en centro de datos, que se inició hace 20 años con dos personas y tiene  ahora una plantilla de 25 personas. O Graphenea, dedicada a fabricar grafeno (un material muy flexible cada vez más demandado), que empezó en 2010 y ahora tiene el 12% del mercado mundial. Los empresarios participantes han destacado la importancia del “rigor en la gestión del proyecto. Se pueden basar en idea brillante pero si la gestión la hace el creador, que no tiene el conocimiento suficiente, puede ser un error”, ha manifestado Elena González, consejera delegada de Powertrack.

El director de Promoción Empresarial de SPRI, Iñaki Tellechea, ha afirmado, en las conclusiones de la jornada, que el plan interinstitucional del Gobierno “nos va a ayudar a designar el papel de cada agente” y ha aplaudido el fondo de emprendedores de Repsol. “Ojala tuviéramos más empresas con herramientas de este tipo, algo que no es muy usual”.