Las claves para el desarrollo de la industria 4.0

miércoles, 10 de junio de 2015

spri_ris3euskadi_Industria4.0
Alex Arriola inaugura la Jornada.

Expertos y empresarios coinciden en que las compañías tienen poco definida su entrada en esta nueva revolución industrial. En una jornada celebrada en Bilbao, el director del Grupo SPRI, Alexander Arriola, ha defendido las bondades de la industria 4.0.

“No creemos que se vayan a destruir empleos. Va a servir para una base de trabajo más formada, más especializada. Y se creará un empleo más competitivo”. Liher Irizar, director de I+D de Vidrala, cree que las empresas tienen aún “miedo al riesgo en I+D. Hay que salir de la zona de confort”.

“Vamos a tener un déficit de personas en el corto-medio plazo porque el perfil de lo que vamos a necesitar va a ser absolutamente diferente a hace 5 años”, afirma Manuel Salaverria, presidente de  Gaia.

Una jornada celebrada este miércoles en Bilbao ha aportado varias claves para que las empresas vascas desarrollen la llamada industria 4.0, la implantación de las nuevas tecnologías en los procesos productivos para dotarlos de inteligencia y así ofrecer nuevos productos y mejorar la competitividad. Es una revolución industrial en la que el Gobierno vasco se ha implicado totalmente como modelo de futuro.

En la jornada, organizada por el diario Expansión y la empresa Sisteplant, ha participado el director general del Grupo SPRI (la agencia vasca de desarrollo empresarial dependiente del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad) Alexander Arriola, quien ha afirmado que la “revolución 4.0 nos va a llevar a crear nuevos productos y a los nuevos modelos de negocio y productos que van a desarrollarse”.

Arriola ha revelado que el nuevo programa de ayudas de SPRI, Basque Industry, ha atraído ya a 18 proyectos y ha defendido las bondades de la industria 4.0. “No creemos que se vayan a destruir empleos. En algunos casos sustituirá a la persona, como lo hicieron otros adelantos, pero va a servir para una base de trabajo más formada, más especializada. Y se creara un empleo más competitivo”.

El director del Grupo SPRI ha insistido en que el Gobierno es “firme defensor de esta nueva revolución. Y no estamos solos, los clusters, las empresas, son las que nos están dando pie a seguir con este proyecto”. La jornada ha tenido dos debates con sendos paneles de expertos, en los que se ha tratado sobre los retos de esta nueva revolución industrial tanto en la tecnología como en las personas.

Alfonso Ganzabal, gerente de Sisteplant, ha explicado que su compañía ya ha iniciado el rediseño de su compañía para la industria 4.0 y ha considerado clave “conocer la esencia de a dónde vamos”. Agustin Saenz, director de Industria y Transporte de Tecnalia, ha incidido en que la tecnología “no es un fin, es un medio” y ha admitido que las empresas “no saben por dónde entrar a la industria 4.0”.

Liher Irizar, director de I+D de Vidrala, la primera de su sector en implantar tecnología de radiofrecuencia en su producción, ha manifestado que las empresas tienen aún “miedo al riesgo en I+D. Hay que salir de la zona de confort; la comercialización tiene también riesgos pero lo asumimos”.

Jorge Posada, director adjunto de Vicomtech-IK4, ha opinado que existe “cierta indefinición de las empresas en qué hay qué hacer. Hay que empezar por cosas concretas pero con una visión ambiciosa: por ejemplo puede ser muy importante sensorizar los elementos de mi planta pero si nos quedamos así es muy poco”.

Manuel Salaverria, presidente de Gaia, el cluster de industrias de las TEiCs, ha destacado el papel del Gobierno vasco, que “ha hecho una buena labor de definición de la nueva política industrial y estamos en la política de comunicación, fundamental para que vaya calando en las empresas”. Ha considerado que en esta nueva industria “vamos a tener un déficit de personas en el corto-medio plazo porque el perfil de lo que vamos a necesitar va a ser absolutamente diferente a hace 5 años, con personas de capacitación personal diferente, con riesgo, movilidad”.

En el segundo panel de expertos, Borja Arenaza, de Sisteplant, ha incidido en que la industria 4.0 “no es un tema de inversión económica si inversión de tiempo. Y no es un lugar plagado de robots o realidades aumentadas, sino que requiere ese alma. Las personas marcan la diferencia. Lejos de desaparecer, van a tener un rol cada vez más importante”.

José Esmoris, director técnico de CIE automotive, ha calificado de “vital” el papel de las personas y ha relatado cómo su empresa tuvo que trabajar en la adaptación de los trabajadores cuando abrió tres nuevas plantas en China, México e India. Txema Otero, director de Desarrollo de Irizar, ha afirmado que, en esta nueva revolución, “la clave está en comunicar y convencer a las personas de este cambio”.

Artículos relacionados
También te puede interesar