Investigadores comprimen la luz a la nanoescala gracias a la unión de nanomateriales bidimensionales

lunes, 02 de febrero de 2015

imagen_spri_ris3 euskadi

Una investigación internacional en la que participa CIC nanoGUNE ha permitido comprimir la luz en dispositivos pequeños y controlar su flujo eléctrico gracias al uso combinado del grafeno y del nitruro de boro.


El descubrimiento ha sido posible gracias al aprovechamiento de los llamados plasmones, unas partículas en las que los electrones y la luz se mueven conjuntamente como una onda coherente. Los plasmones, orientados por el grafeno, se pueden reducir a escalas de onda de nanómetros, que son hasta 200 veces más pequeñas que la longitud de onda de la luz.

Hasta ahora, el principal escollo de este tipo de experimentos era la rápida pérdida de energía que los plasmones sufrían, pero este obstáculo se ha esquivado mediante el uso combinado del grafeno y el nitruro de boro.

El descubrimiento abre el camino hacia circuitos ópticos miniaturizados y dispositivos que puedan ser útiles para la detección biológica, el procesado de información o la comunicación de datos.

En la investigación han participado investigadores del centro vasco CIC nanoGUNE, del ICFO, ubicado en Barcelona, y del CNR/Scuola Normale Superiore (Pisa), todos ellos integrantes del EU Graphene Flagship. También han colaborado las universidades estadounidenses de Columbia y Misuri.

Artículos relacionados
También te puede interesar