ES | EU


03 de octubre de 2016


La nueva plataforma cuenta con un componente social.

 

El espacio Preskriptor es un lugar de encuentro entre marcas, compradores y personas que recomiendan los servicios y productos. La idea del proyecto se centra en esta última figura, los prescriptores, puesto que son los encargados de colaborar con las empresas, conectándolas con posibles clientes. Además, el portal cuenta con un componente social, puesto que las comisiones se pueden donar en parte, o totalmente, a entidades sin ánimo de lucro.

 

Preskriptor acaba de lanzarse al mercado de la mano de dos emprendedores vascos, Sabin Arana y Alfredo Zalaya. La idea surgió a raíz de la voluntad de crear un espacio donde “ayudar a personas a quienes no les va bien”, tal y como explica Sabin Arana, “no deja de ser un portal de compra, venta y recomendación, pero con el valor añadido de ayudar a alguien”.

 

El sistema se basa en ofrecer la posibilidad a cualquier persona de convertirse en un agente comercial para empresas, en su mayoría de pequeño tamaño y del entorno local. Al inscribirse, el prescriptor se convierte en recomendador de las compañías que están registradas en la plataforma, y si conoce a alguien a quien le pueda interesar alguno de los productos o servicios, pone a ambas partes en contacto. Si la transacción se realiza con éxito, recibe un pequeño porcentaje de la venta. “Todo el mundo puede ser prescriptor, personas desempleadas, autónomos, estudiantes, jubilados…”, explica Arana.

 

Para las empresas supone un escaparate donde dar a conocer sus servicios, accediendo a nuevos nichos de posibles clientes. Por otro lado, para los consumidores es una forma de conseguir productos a precios más bajos, puesto que todas las compañías ofrecen un porcentaje de descuento, establecido por ellas. La mitad de ese descuento es para el cliente final, y el otro 50% se reparte entre el prescriptor y la propia plataforma. Tanto los prescriptores como las empresas pagan una cuota anual por estar en la plataforma, pero solo si consiguen realizar ventas.

 

El espacio obtuvo apoyo por parte de la Diputación Foral de Bizkaia a través del programa Emprendimiento e Innovación Social en la edición 2015, puesto que plantea una fórmula innovadora para que las ONGs obtengan fuentes de financiación y también para que las personas con pocos recursos –como desempleados o estudiantes- puedan obtener pequeños beneficios económicos. La plataforma se presentó el 29 de septiembre en el Centro de Empresas e Innovación de Beaz en Bilbao.