Móviles que no están manchados de sangre

11 octubre, 2016
El proyecto busca despertar la reflexión ciudadana y la responsabilidad empresarial.

La ONG vasca Alboan tiene en marcha la campaña Tecnología Libre de Conflicto.

 

El coltán es un mineral que se ha vuelto imprescindible para la producción de muchos aparatos electrónicos de nuestro entorno, como los teléfonos móviles, las tablets o los ordenadores. El 80% de las reservas mundiales están en minas de la República Democrática del Congo, y su elevado precio ha hecho que la extracción y comercialización del mineral esté ligada a la financiación de grupos armados y la incesante vulneración de los derechos humanos.

 

Desde 2014, la ONG vasca Alboan tiene en marcha la campaña Tecnología Libre de Conflicto, un proyecto que busca concienciar a la población y a los representantes públicos sobre la gravedad de esta situación. “Con la campaña buscamos iniciar una reflexión colectiva sobre la responsabilidad que tenemos en estos conflictos, que están ligados a la presión que ejercemos sobre los recursos minerales con nuestros modelos de desarrollo”, explica Guillermo Otano, técnico de Estudios y Propuesta Formativa en la ONG.

 

Alboan es una de las 130 organizaciones sociales que desde hace años presionan a sus Estados para que la Unión Europea regule el comercio de estos minerales, y su trabajo ha empezado ya a dar frutos. En 2014 la Comisión Europea inició un proceso legislativo para regular la cadena de suministro. En un principio esta legislación iba a ser voluntaria en forma de recomendaciones a empresas, pero gracias a la presión social, finalmente han conseguido que la ley sea obligatoria para las compañías que importan cuatro minerales muy ligados a la violación de derechos humanos: estaño, tungsteno, tantalio –que se extrae del coltán- y oro. La legislación, que se aprobará en diciembre de este año, solo afecta a las empresas que importan los minerales en bruto o procesados, y aunque va por detrás de la legislación norteamericana, es un paso importante, según la ONG.

 

“A día de hoy, muchos aparatos como el móvil no podrían existir tal y como los concebimos sin emplear coltán, estaño y oro” afirma Guillermo Otano, “no queremos prohibir el comercio de minerales procedentes de estas zonas porque sabemos que las poblaciones locales viven de esa actividad, lo que queremos es que las empresas que se benefician de ese comercio adopten una responsabilidad”. La campaña reclama una mayor transparencia para asegurar que las compañías obtienen estos recursos de manera responsable, sin financiar conflictos armados, condiciones de explotación o violación de derechos humanos.

 

Además de la labor dirigida a los representantes públicos, la campaña Tecnología Libre de Conflicto trabaja también en la concienciación ciudadana, especialmente en los entornos educativos. En el portal del proyecto están disponibles materiales didácticos, y la ONG organiza también actividades en colegios. “Trabajamos mucho llevando esta temática a escuelas donde explicamos la cuestión, pero también hablamos de alternativas de consumo y de la necesidad de reciclar”, explica Otano. En este sentido, otra de las líneas de acción del proyecto es la recogida y reciclaje de teléfonos móviles mediante contenedores ubicados en la ONG o cajas que se pueden colocar en empresas, escuelas o comercios. De esta forma, se garantiza que los materiales pueden ser recuperados, y el dinero que se consigue sirve para financiar proyectos solidarios en la República Democrática del Congo.

 

Lo que tu móvil esconde

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow