Medidas para hacer la cultura realmente accesible

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Imagen del curso realizado dentro de la UPV/EHU.
"Que mi silla no te eclipse el espectáculo", de la UPV/EHU.

DSS2016 y Elkartu han publicado una guía con medidas para agentes culturales.

 

Tras un trabajo conjunto con personas con discapacidad, asociaciones y agentes culturales del entorno público y privado, la Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Gipuzkoa y DSS2016 han lanzado la Guía para diseñar y organizar eventos culturales accesibles e inclusivos. La herramienta surge con el objetivo de fomentar la accesibilidad en todos los proyectos culturales, partiendo del “derecho de toda persona a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad” recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

La guía está dirigida especialmente a responsables de eventos culturales, puesto que incluye medidas a tener en cuenta durante todo el proceso, desde el diseño a la comunicación y la realización del evento. Aún así, también tiene como objetivo concienciar al conjunto de la sociedad sobre la importancia de garantizar el acceso a todas las personas a la cultura. La publicación cubre así una carencia, puesto que no existen guías de este tipo que recojan medidas más allá de la normativa vigente.

 

La herramienta parte de una doble premisa, los eventos accesibles e inclusivos son aquellos comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas de la manera más autónoma posible, pero también que sustituyen el enfoque de asistencia a la discapacidad por el de integración y participación activa. De esta forma, la guía cuenta con un decálogo de diez medidas, donde la primera de las cuales consiste en la actitud empática, reconociendo el valor de la diversidad como factor de riqueza y cohesión social.

 

La publicación incluye medidas dirigidas a diferentes tipos de eventos, aunque existen muchos elementos comunes, como asegurar el acceso físico, ofrecer espacios reservados para personas con discapacidad física, auditiva o visual y contar con información comprensible para personas con necesidades especiales. La guía muestra también ejemplos de buenas prácticas como el paseo sonoro en el museo de Igartubeiti, en Azkio-Itsaso; el curso de inclusión de personas con diversidad mediante la danza Que mi silla no te eclipse el espectáculo, de la UPV/EHU; o los espacios accesibles situados en la playa dentro del Jazzaldia.

Artículos relacionados
También te puede interesar