Las variadas ayudas para los proyectos de I+D

13 diciembre, 2016
Aitor Cobanera, director de Innovación y Tecnología del Grupo SPRI, en la jornada.

Una jornada, coorganizada por el Grupo SPRI, muestras las subvenciones de los Gobiernos vasco y central, que ahora están centradas en iniciativas que generen negocio en vez de la pura investigación.

El programa Hazitek, gestionado por SPRI, pretende fomentar la cooperación para poder competir a nivel internacional y fortalecer las cadenas de valor completas de los diferentes sectores.

Tres compañías vascas, Bunt Planet, Ekorec e Indumental Recycling, revelan sus casos de éxito en el software y la creación de nuevos productos desde el reciclaje de botellas de plástico y la recogida de equipos eléctricos y electrónicos

 

Las empresas vascas tienen variadas posibilidades de recibir ayudas por sus proyectos de I+D. Una jornada organizada por el Grupo SPRI (la agencia vasca de desarrollo empresarial dependiente del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras), Ihobe, Innobasque, Aclima y el CDTI, ha ofrecido información a las empresas del sector ambiental y a la ecoindustria sobre los instrumentos y convocatorias con las que cuentan el Gobierno vasco y el CDTI  para financiar proyectos de I+D+i,

 

La jornada ha sido abierta por Aitor Cobanera, director de Innovación y Tecnología del Grupo SPRI, quien ha afirmado que la política del Gobierno vasco en la I+D está más orientada al mercado que a la investigación. “Queremos garantizar mayor transferencia de la I+D al tejido empresarial, mejorar la competitividad, posicionarnos en el contexto internacional  y que los resultados reviertan en la sociedad”.

 

María José Tomás, responsable de agua, materias primas y ecoindustria del CDTI (la agencia estatal de innovación), también ha incidido en que la I+D debe llegar al mercado y, por ello, las ayudas de su organismo se han orientado a proyectos que generen negocio. Ha explicado el programa Neotec, para crear empresas innovadoras que busca financiar planes de negocio con menos de cuatro años de vida en la que la I+D sea el componente diferencial de sus competidores. “Este año ha duplicado su presupuesto con 20 millones de euros y ha recibido más de 400 propuestas”.

 

La responsable del CDTI ha destacado el programa Eurostars, dirigido a pymes intensivas en I+D en las que el 10% de su facturación o el de 10% de sus trabajadores se dediquen a la innovación y el desarrollo. “Son proyectos muy competitivos pero la financiación es buena, de hasta un 60% de subvención”.

 

María José Tomás ha destacado los buenos resultados en Euskadi en los programas financiados desde el CDTI: desde 2013  se han comprometido 525 operaciones con 285 millones de euros en ayudas.

Susana Larrea, del Grupo SPRI, ha explicado el programa de ayudas Hazitek, con el que se pretende fomentar la cooperación para poder competir a nivel internacional y fortalecer las cadenas de valor completas de los diferentes sectores. “No se trata de investigar por investigar sino generar un impacto económico medible”. Ha señalado que los programas de ayuda del Gobierno vasco cubren todas las fases de investigación y se fomenta la colaboración con la Red Vasca de Ciencia y Tecnología.

 

Dentro de Hazitek, se engloban los llamados proyectos competitivos, centrados en la fase más cercana al mercado, y los estratégicos, más diseñados como efecto tractor de la I+D y dedicados a la investigación industrial. En los primeros se trata de subvenciones no reintegrables que alcanzan hasta el 30% del proyecto y los estratégicos tienen una ayuda que llega al 40%.

 

Casos de éxito

La jornada ha concluido con tres casos de éxito de empresas vascas que han recibido ayudas para I+D. Miriam Ocaña, de Bunt Planet, una empresa  de desarrollo de software creada en 2000, ha expuesto que desde 2013 han focalizado su negocio en aplicaciones con impacto medioambiental. Han recibido ayudas tanto del CDTI como del Gobierno vasco para tres proyectos diferentes, uno de computación en la nube y otros dos para mitigar lar pérdidas de agua.

 

Santiago Barba, director general de Ekorec, creada hace 4 años y medio y que convierte los residuos de botellas de plástico en nuevos productos, ha afirmado que su compañía se ha marcado como objetivo “en 2027 el 70% de nuestro negocio se haga con productos que hoy no tenemos”. Ekorec tiene ahora su principal negocio en la fabricación, con los residuos de botellas de plástico, de bandejas de alimentación y fibra de poliéster para el sector de la automoción.

 

Barba ha detallado los seis proyectos de I+D en los que trabajan en la actualidad con ayudas públicas: fibra para los zapatos, suelos, reciclar redes de pesca para material textil, reutilizar  restos de ropa usada no pueden reciclar, uso de nanocomponentes para reciclaje y utilizar el filamento para las impresoras 3D.

 

Dorleta Guarde, de Indumetal Recycling, una empresa que fue una metalurgia a principios de siglo y desde los 80 se dedica a la recogida de equipos eléctricos y electrónicos –“todo lo que tenga una batería o un enchufe”, ha indicado que menos del 35% de estos materiales están debidamente  gestionados en Europa. “Para nosotros innovar es generar resultados tangibles en la empresa y en un proceso de largo recorrido. Hoy estamos estudiante reciclajes que se implantarán dentro de 15 años”.

 

Indumental Recycling ha participado en cerca de 30 proyectos nacionales e internacionales de I+D. “Uno de nuestros últimos casos de éxito es la recuperación del tantalo, un material que aparece en pequeñas proporciones, que requiere el desarrollo de una nueva tecnología. Lo presentamos a SPRI, junto a Tecnalia, y ya ha sido aprobado”.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow