Las prioridades de inversión en I+D se comparten con la empresa vasca (RIS3 de Euskadi)

jueves, 12 de junio de 2014


El Gobierno vasco ha comenzado a explicar a las empresas vascas las prioridades de especialización en determinados campos en los que llevar a cabo gran parte de la inversión pública en I+D. Bien a través de los cluster o de otros agentes económicos y empresariales, el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad y SPRI, han iniciado una serie de presentaciones de la estrategia RIS3 de especialización inteligente para Euskadi en la que se fijan tres metaprioridades: Manufactura Avanzada, Energía y Convergencia micro-bio-nano para Salud.

La llamada especialización inteligente es una estrategia de la  Comisión Europea  para que cada región se centre en las áreas de inversión en las que son más competitivas y tienen más posibilidades de éxito. Se quiere que sea un proceso de colaboración público/privada, y que el impulso no sea especialización pura, sino una “especialización diversificada”. El objetivo final es el de propiciar un nuevo modelo económico, una transformación que potencie y resalte la singularidad del tejido empresarial de cada región, respetando la pluralidad y diversidad de sus contextos.

El informe de diagnóstico elaborado por la UE coincide con el elaborado recientemente por el Gobierno Vasco y es que en Euskadi gozamos de enormes cualidades, una importante Red Vasca de Ciencia y Tecnología de referencia en Europa y ejemplar trayectoria en la convicción de la apuesta por la I+D+I./p>

El Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación, PCTI-2015 establece una estrategia, deliberada y explícita, de diversificación de la economía vasca a partir de tres tecnologías facilitadoras esenciales: biociencias, nanociencias y fabricación avanzada y cinco mercados prioritarios: transporte y movilidad, mundo digital, industria de la ciencia, envejecimiento y salud, y energía.

La elección de las tres Metaprioridades (Fabricación avanzada, energía y convergencia micro-bio-nano para salud) no es aislada, sino forma parte de una estrategia equilibrada, que combina una prioridad transversal a diversos sectores en los que Euskadi presenta una fuerte especialización y capacidades (Manufactura Avanzada), con el foco en un ámbito clave en Euskadi (Energía). Todo ello combinado con una apuesta de diversificación del tejido hacia un ámbito de nivel tecnológico alto y elevado potencial de crecimiento.

Artículos relacionados
También te puede interesar