ES | EU


23 de junio de 2016


El acuerdo busca a la vez generar empleo para personas con discapacidad.

 

La organización Lantegi Batuak y la entidad financiera Elkargi han iniciado una alianza dirigida a apoyar a personas emprendedoras y startups con ideas de negocio innovadoras, ofreciendo la experiencia y recursos de ambas entidades. El acuerdo está dirigido a proyectos con potencial de futuro y, a la vez, capacidad para generar empleo entre personas con discapacidad.

 

Elkargi SGR brindará asesoramiento financiero y asesoría personalizada a cada proyecto, mientras que Lantegi Batuak pondrá a disposición de las iniciativas empresariales su capacidad técnica y su red de centros para los procesos de producción, logística o comercialización, así como la experiencia de la organización en los procesos industriales. Con esta colaboración, ambas entidades buscan también reforzar el modelo de la economía social, demostrando su efectividad para generar proyectos empresariales económicamente sostenibles e inclusivos.

 

La empresa bilbaína Euraslog se ha presentado como el primer caso de éxito de este acuerdo. La compañía ha desarrollado los primeros sistemas de retención infantil para autobuses y ambulancias, y su creciente demanda exterior la enfrentó al problema de falta de financiación para atender el aumento de producción. Gracias al apoyo de Elkargi, la empresa ha conseguido capital para producir 2.000 unidades, que se fabrican en el centro Lantegi Batuak de Etxebarri, una cifra que prevén multiplicar por ocho en el futuro.

 

Según Lantegi Batuak, el proyecto ha recibido gran interés por parte de emprendedores y pymes. Ambas entidades están estudiando diez nuevos proyectos y esperan poder cerrar los acuerdos en breve. Elkargi es una entidad financiera privada sin ánimo de lucro que facilita el acceso a financiación para pymes, autónomos y emprendedores. Lantegi Batuak es una organización dedicada a la inserción laboral de personas con discapacidad que cuenta con 25 centros y una amplia red de servicios en Bizkaia, donde trabajan 2.600 personas con discapacidad.