La red entra de lleno en nuestras vidas

lunes, 19 de mayo de 2014


  • La jornada “Internet, lo que conocías ya es historia”, muestra dispositivos como pulseras que avisan cuando tus amigos se acercan, el pago de una cena sin tarjeta ni dinero o la medición al momento de las constantes vitales.
  • El director de Tecnología e Innovación del Grupo SPRI, Aitor Cobanera, ha destacado que las TIC están inmersas “en un proceso de evolución imparable y al servicio del ciudadano”.

foto spri- jornada internet es historia

Momento de la jornada.

Las infinitas posibilidades de internet se han visto con claridad en la jornada “Internet, lo que conocías ya es historia”, celebrada este viernes en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia. Javier Eguíluz y Miguel Sánchez,  formadores especializados en nuevas tecnologías, han mostrado cómo la red se introduce a pasos agigantados en las vidas de los ciudadanos: pulseras con aplicaciones modulares que avisan cuando tus amigos están cerca, pago de una cena sin dinero ni tarjetas sino con una gafas especiales y asintiendo con la cabeza, una pulsera que mide como pisas o la fuerza utilizada al hacer footing, o un dispositivo que al ponerlo sobre la frente mide las constantes vitales.

La jornada, que tiene el apoyo del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad a través de SPRI, la agencia empresarial del Gobierno vasco, ha sido una de las actividades que se han organizado en Euskadi con motivo del día mundial de Internet. Es ya un evento tradicional, una incursión anual en la red y un acercamiento a las tendencias que definirán su futuro más inmediato.

El director  de Tecnología e Innovación del Grupo SPRI, Aitor Cobanera, quien ha inaugurado la jornada, ha destacado que las TIC están inmersas “en un proceso de evolución imparable y al servicio del ciudadano. Esta evolución implica la aparición de nuevas necesidades y nuevos modelos de negocio, a partir de los cuales se hace necesario desarrollar servicios avanzados cada vez más sofisticados, que van a tener un claro impacto en la competitividad de las organizaciones y una incidencia directa en el bienestar y en la calidad de vida de las personas”.

Los dos ponentes, Javier Eguíluz y Miguel Sánchez, han presentado una pequeña muestra los nuevos productos surgidos de la red y los que saldrán al mercado en los próximos años. Como la tarjeta de pago sin contacto paypalbeacon, un pincho usb, con el que los productos que se adquieren en una tienda se pagan solos y que también se está aplicando en el Festival de Cine de Nueva York: al pasar cerca de una sala de cine en el móvil sale un aviso de la película que van a emitir en unos minutos.

Los ponentes han explicado la acelerada introducción China en la red, que suman ya 500 millones de usuarios de internet móvil, con un crecimiento de 53 millones de 2012 a 2013. La plataforma de pago china Alipay tiene 300 millones de usuarios en 10 años, mientras que la popular, para los europeos, Paypal se queda en 150 millones, cuando funciona desde 1998.

Los dispositivos que afectan directamente a la vida del ciudadano crecen sin cesar, según se ha constatado en la jornada, con ejemplos variados: pulseras con aplicaciones modulares, que se pueden quitar  y poner, que te avisa cuando tus amigos están cerca y el historial de donde han estado, cámaras en el dedo para que los invidentes puedan leer un libro sin braille, dispositivos en forma de pastilla que controlan nuestra actividad desde la hora de despertarse, la actividad de todo el día de nuestros hijos (al colocarla en sus mochilas) hasta incluso conocer si se han limpiado los dientes. “Ahora todo es flexible en antenas, baterías y pantallas”, han destacado.

Uno de los ejemplos más llamativos ha sido el pago sin tarjeta ni dinero en un restaurante. A través de unas gafas especiales que lleva el cliente y mirando a un código qr que trae la camarera en forma de cuenta, un simple asentimiento de la cabeza dos veces seguidas confirma el pago de la cuenta. También se ha mostrado la aplicación práctica en una empresa holandesa dedicada a seleccionar pedidos realizados por internet: en vez de listas lo hacen con las gafas especiales que detectan los productos en el almacén, lo que ha supuesto una gran reducción de los costes.

Artículos relacionados
También te puede interesar