“La estrategia de la empresa no puede dejarse solo en manos de los jefes”

jueves, 18 de septiembre de 2014


-El consultor Tomás Elorriaga defiende, en un curso impulsado por el Grupo SPRI, la elaboración de planes estratégicos “abiertos y sinceros”.

–“Para tener una buena estrategia, se debe abrir a un número importante de personas de la organización. Es un proceso que va lento pero es más profundo”

–Una quincena de empresas vascas participa en el curso Prestakuntza Directiv@21 y coinciden en la necesidad de los planes estratégicos para sus compañías.


 “La estrategia de una empresa es tan importante que no puede dejarse en manos de unos pocos, los jefes”. Tomás Elorriaga, de la consultoría Banpro, ha defendido la elaboración de planes estratégicos en las compañías “abiertos y sinceros” en el transcurso del curso Prestakuntza Directiv@21, impulsado por la agencia empresarial SPRI, dependiente del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad. Esta iniciativa busca que las empresas vascas sean más innovadoras y competitivas.

Una quincena de compañías han participado este jueves en el curso, celebrado en Bilbao, que ha constatado la necesidad de los planes estratégicos en las empresas. Los participantes han coincidido en que son necesarios para que cada organización empresarial  “sepa a donde va y a dónde quiere ir”. “Es además un escudo protector, que te piden para solicitar un crédito o una subvención. Y te da seguridad, para buscar una dirección”, han asegurado los empresarios.

El consultor Tomás Elorriaga ha abogado por desterrar modelos de estrategia elitistas y ha subrayado la importancia de “tener planes B para diferentes escenarios. Lo más importante es tener cuatro ideas claras, y no 18, de lo que hay que hacer en la empresa”. Este experto ha resaltado que se debe conocer al cliente “pero lo que siente, no lo que dice” y que el buen producto llega “cuando se conoce realmente al cliente”. “Se cometen muchos errores en la captación de información para realizar la estrategia. Sería bueno que  existiera un canal permanente de información”

La experiencia de Elorriaga en la elaboración de estrategias de futuro para las empresas le sirve para concluir que suele haber “falta de realismo y concreción. Para una buena estrategia, se debe abrir a un número importante de personas de la organización. Es un proceso que va lento pero es más profundo. Tiene cierto riesgo, como que algunos directivos pierden protagonismo, y como lo organizas”. Pero considera que “no es difícil” acometer este tipo de procesos abiertos y sinceros “pese a que algunos se guarden información, haya lucha de poder… Tampoco es todo opaco”.

Una de las claves, según Elorriaga, es que las reglas de juego estén pactadas, “que no haya galones, que decida el que sabe”. Y ha puesto ejemplos de lo que nunca debe pasar: “El gerente de una empresa me invitó a un proceso de elaboración de la estrategia con otras diez personas de la compañía. Pero solo él hablaba, él respondía y él levantaba el acta. Cuando se fueron y quedamos solos, me dijo que tiene un problema porque ellos no se comprometen con la empresa”.

Artículos relacionados
También te puede interesar