“Instrumento PYME. Análisis de resultados de la primera convocatoria. Lecciones y recomendaciones”

viernes, 24 de octubre de 2014

imagen spri -instrumentoPYME

Cuatro empresas vascas: Graphenea con el proyecto Graphene oxide for advanced polymer applications, Biolan que ha presentado Enzymatic SO2 biosensor for rapid food safety monitoring, Sapa Operaciones, S.L. con Demonstration of a Binary-Logic Hybrid Transmission for Heavy-Duty Vehicles y Bioftalmikhan sido las primeras que recibirán financiación del Instrumento PYME de Horizonte 2020 en la primera fase de la convocatoria.


El instrumento PYME es un esquema de financiación, mediante subvención, dirigido a dar apoyo a aquellas PYMEs que tenga la ambición de crecer, desarrollarse e internacionalizarse a través de un proyecto de innovación de dimensión Europea. Con una dotación de 2.800 millones de euros para los próximos 7 años, el Instrumento PYME financiará proyectos estrella para la pyme que respondan a una oportunidad de negocio para su crecimiento a medio plazo. El tope de financiación pública para cada proyecto aprobado puede llegar a ser de 2,55 millones de €. En la primera convocatoria, España ha sido el país con mayor número de proyectos financiados (39), 4 de ellos con participación de pymes vascas.

El programa tiene tres fases. Concluida la primera fase, se han presentado 2.602 propuestas elegibles de las cuales sólo 317 han pasado el umbral de 13 sobre 15, mínimo para poder recibir financiación. De éstas, 155 serán las que finalmente reciban financiación. España, con 39 proyectos aprobados, ocupa la primera posición, delante de Reino Unido con 26 e Italia con 20.

Después de esta primera convocatoria, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial CDTI, como Representante Nacional y Punto Nacional de Contacto para el Instrumento PYME de Horizonte 2020 ha realizado un análisis de resultados y ha sacado unas conclusiones y recomendaciones que la Delegación de Euskadi para la Unión Europea, adscrita a la Secretaría General de Acción Exterior se ha preocupado por trasladar a la empresa vasca.

Así, los proyectos no han sido aprobados tenían en común los siguientes elementos:

– Demasiado enfoque en el proyecto, en lugar de en la oportunidad de negocio
– Descripción de la compañía no convincente (es necesario explicar por qué tu empresa tendrá éxito y no tu competidor)
– Falta de información sobre las soluciones de la competencia
– Bajo nivel de innovación, o planificación de desarrollo de un producto que ya existe en el mercado
– Propuesta de una idea sin ninguna referencia sobre su comercialización
– Mera prueba de suerte (el Instrumento PYME no es una lotería)

En consecuencia, las recomendaciones que se proponen para posteriores convocatorias son las siguientes:

– El instrumento PYME responde a una oportunidad de negocio detectada para un producto/proceso/servicios que ya es funcional. Por eso, la propuesta debe incidir en el porqué de dicha oportunidad, su magnitud y los aspectos relevantes para que las PYME la puedan aprovechar, enfatizando con información relevante, coherente y cuantificada las expectativas de crecimiento de la empresa derivadas del éxito del proyecto.

– Las propuestas deben desarrollar e incluir un sólido modelo de negocio. El proyecto innovador debe estar en una fase cercana a mercado y por tanto debe haber un sólido estudio de mercado de la solución. El instrumento PYME no es un proyecto de desarrollo de productos/procesos/servicios, sino un proyecto demostrador para acelerar su llegada a mercado.

– Se debe convencer al evaluador de la capacidad de la compañía para llevar a cabo con éxito el proyecto y su puesta en el mercado. Debe potenciarse el carácter diferenciador.

– Justificar adecuadamente las diferencias con el estado de la técnica, y describir en detalle las soluciones existentes en el mercado, para poder evidenciar el salto cualitativo que se pretende dar. En todo momento se debe incluir información relevante, coherente y cuantificada; la limitación de espacio obliga a ser lo más preciso y sólido posible.

– Ese salto cualitativo con respecto al mercado debe ser objetivo y evidente, incluyendo su magnitud y mostrando los aspectos más relevantes que la empresa puede aprovechar para lograr ese crecimiento exponencial esperado.

– El plan de comercialización debe ser sólido y preciso, no siendo suficiente una buena idea. Debe ser ambicioso y realista, así como parte fundamental del proyecto de crecimiento estratégico de la empresa. Por tanto, se manifiesta la importancia que este punto tiene en la evaluación, razón por la que no debe enfocarse únicamente al apartado técnico del proyecto.

– Debe manifestarse una alta involucración del equipo directivo de la PYME durante toda su preparación, para demostrar que se trata de una verdadera propuesta de negocio. El instrumento PYME debe ser el proyecto fundamental que tiene la empresa para su crecimiento estratégico, y el equipo directivo aporta a la propuesta información fundamental para convertirla en una propuesta de negocio, y no solamente técnica.

Artículos relacionados
También te puede interesar