ES | EU


30 de diciembre de 2015


Las incubadoras para proyectos innovadores han demostrado ser una herramienta efectiva para el desarrollo regional, creando empleo y riqueza mediante el apoyo a nuevas iniciativas empresariales. Tal y como recogen los datos de European Business and Incubation Centre Network y la red Impact Hub, los negocios que han pasado por fases de incubación tienen hasta un 90% de ratio de supervivencia entre 3 y 5 años después de realizar el proceso.

En Europa hay un auge de nuevos proyectos empresariales que tratan de dar respuesta a problemáticas sociales, y el reto actual está en trasladar el potencial de los procesos de incubación al ámbito de la innovación social. No solo se trata de replicar el modelo, puesto que las empresas sociales tienen unas necesidades específicas que requieren de nuevas metodologías.

Transition y Benisi son dos redes de incubadoras para la innovación social presentes en varias regiones europeas. Ambos proyectos están enfocados a escalar iniciativas ya existentes para que crezcan dentro y fuera de su territorio. A partir de los aprendizajes acumulados, ambas redes han publicado el informe Scaling Social Innovation, donde recogen casos prácticos y recomendaciones para apoyar iniciativas de innovación y emprendimiento social.

La red Transition cuenta con seis nodos, uno de ellos situado en Euskadi y promovido por el Social Innovation Park. El informe destaca como uno de los ejemplos de éxito el proyecto EmakumeEkin, impulsado desde Transition Basque Country, una red de apoyo a mujeres emprendedoras que incluye programas de formación, conexiones entre profesionales y acceso a fuentes de financiación. Además, el nodo vasco de Transition está colaborando con otros proyectos de la red, como Recyclivre, en Francia, y SpareSpace, en Holanda.

Recyclivre es una iniciativa que recopila libros de segunda mano para venderlos online a precios muy bajos, dando trabajo a personas en paro de larga duración y apoyando a la vez proyectos sociales de alfabetización. Transition Basque Country está ayudando a trasladar la idea, buscando socios locales para habilitar una sede de Recyclivre en España. Por otro lado, SpareSpace trata de habilitar espacios vacíos como centros de coworking para emprendedores que están empezando, ofreciendo a la vez oportunidades de empleo a personas del barrio. Desde el Start-up Lab transnacional de Bilbao se está trabajando para establecer un SpareSpace en Euskadi con la colaboración de EmakumeEkin.