La creatividad contra el futuro de la automatización

jueves, 04 de junio de 2015

spri_innovacion_CreatividadVsRobots
Imagen del estudio.

Con el avance de las tecnologías se han superado muchas barreras a la automatización, y a lo largo de la historia reciente la robótica ha ido sustituyendo labores que antes se realizaban mediante mano de obra humana. Sin embargo, la creatividad sigue siendo el gran obstáculo a la automatización, tal y como recoge el reciente estudio Creativity Vs. Robots, elaborado por la agencia de innovación británica Nesta. El informe explora la automatización en el ámbito de los trabajos creativos, estudiando el mercado laboral de Estados Unidos y Gran Bretaña para mostrar las tendencias de las próximas décadas a nivel global.

Los resultados del análisis confirman que las ocupaciones creativas serán muy difíciles de trasladar a computación en un futuro cercano, puesto que casi el 90% de las ocupaciones con alto componente creativo en Estados Unidos y Gran Bretaña tienen un escaso o nulo riesgo de ser sustituidas por máquinas. En las próximas décadas las computadoras serán capaces de emular labores humanas cuando el problema esté bien especificado, el desempeño pueda ser fácilmente cuantificado y evaluado, y cuando el entorno de trabajo sea lo suficientemente simple para permitir un control autónomo. Por otro lado, es más difícil que esto ocurra cuando la tarea tiene un alto nivel interpretativo, cuando el resultado final del producto o servicio no está especificado totalmente de manera previa, y cuando el entorno de trabajo tiene un alto nivel de complejidad.

A estas características, se suman otros aspectos también propios de labores creativas entendidas desde una perspectiva amplia, como son la inteligencia social, imprescindible en tareas como la negociación o la cooperación en equipos de trabajo, así como la capacidad para desarrollar productos o ideas nuevas con un valor añadido inexistente anteriormente. Siguiendo estos parámetros, el estudio Creativity Vs. Robots ha realizado un ranking de las profesiones más creativas –y por tanto, menos susceptibles de ser sustituidas por robots- que va más allá de lo que comúnmente se entiende por sectores creativos. En las posiciones más altas están perfiles como los artistas, arquitectos, diseñadores y escritores, pero también científicos, especialistas en TIC y Telecomunicaciones, así como labores vinculadas a la dirección, el marketing y la publicidad.

Según los resultados del informe, la digitalización de la economía, lejos de reducir, tiende a aumentar la demanda de habilidades ligadas al uso creativo y la aplicación de la inteligencia social en las tecnologías, ya sea en el ámbito del desarrollo de software, en las ciencias, en la educación o en el marketing. Tal y como destaca el estudio, el reto clave de los gobiernos a nivel global es acompañar a los trabajadores en una transición para convertirse en profesionales creativos en sus distintas áreas de actividad.

Artículos relacionados
También te puede interesar