Mito 10: “Si estamos convencidos … es suficiente para empezar”

lunes, 08 de febrero de 2016


Innobideak Pertsonak: Mítos y Realidades de la participación de las personas en la gestión, resultados o propiedad de las organizaciones.

Si bien, la experiencia práctica de las empresas vascas convencidas del papel protagonista que las personas juegan en sus proyectos competitivos de futuro es relativamente alta, las pymes precisan clarificar conceptos y desterrar algunos mitos en torno a la “participación” de las personas en su gestión, resultados o propiedad de las organizaciones.

A lo largo de los nueve mitos anteriores, hemos ido desgranando un conjunto de ideas y condiciones necesarias para enfocar la metodología de desarrollo de un proceso de participación.

Llegamos al mito 10, que no por ser el último se encuentra menos extendido, en él que observaremos subyacen reminiscencias de todos los mitos anteriores tras la expresión:

“Si estamos convencidos… es suficiente para empezar”

Y una vez más tenemos que decir que NO. Si bien la convicción puede llegar a ser el gran motor de nuestra motivación, algo nada desdeñable, en este caso es tan importante como el resto de todas y cada una de las condiciones de partida que ha de cumplir la organización para abordar con éxito su proceso de participación.

Como en todo proceso, la organización ha de alcanzar su grado “técnico” de preparación adecuado para afrontar un despliegue fluido que lejos de perturbar su actividad diaria contribuya a mejorarla, al motivar el desempeño de cada una de las personas en su desarrollo.

Ha llegado el momento de recapitular, en torno a este décimo mito, el conjunto de condiciones de partida que vertebran un proceso de participación:

Hace falta estar convencido, pero también hace falta voluntad y disposición por parte de todas las personas que integran la organización.

Es imprescindible generar un marco de confianza y respeto entre todas las personas de la organización, algo que solo se puede alcanzar invirtiendo muchas horas, con mucho diálogo y mucha conversación.

Es necesario sistematizar y personalizar una transparencia y veracidad informativa que propicie una actitud de colaboración y cooperación entre todas las personas que forman parte de la organización.

Y lo más importante, que entre todos, se construya un modelo propio y único de participación hecho a la medida de la organización.

Identificadas las condiciones ineludibles que debemos de cumplir, también debemos de ser conscientes de los errores que debemos de evitar y advertimos que en gestión, se debe de tener mucho “cuidado con las modas”.

En un momento en el que la participación se encuentra en especial relevancia, en el que muchos directivos hacen suyo el término “participación” como paradigma de su gestión, hay que tener un cuidado extremo con entrar en un proceso de este tipo por la exclusiva influencia de la “moda”.

Una vez más, hemos de hacer énfasis en recordar que la participación ha de ser el fruto de una reflexión interna bien estudiada, medida, consensuada y planificada que conduzca a un proceso vivo y evolutivo, con sus diferentes estadios por los que hay que ir avanzando, y en el que, por supuesto, es necesaria una gran constancia aun contando, como es el caso de Euskadi, con un necesario marco legal y un entorno favorable.

En el que podemos contar con programas de la administración pública que apoyen nuestra iniciativa y nos transmitan el conocimiento extraído de otras experiencias desarrolladas por otras organizaciones empresariales de nuestro entorno, similares a la nuestra. Lo que finalmente contribuirá a impulsar y desarrollar nuestro propio modelo, un modelo único e intransferible, hecho a nuestra medida, sin copia ni imitación, ya que en base a nuestra experiencia entendemos que esto no funciona.

Sin embargo, a la hora de centrar nuestra atención sobre la participación, tampoco debemos incurrir en una reflexión de polaridad opuesta, “esto está de moda… ya se pasará”. Debemos de valorar, por lo tanto, en su justa medida, los beneficios que la participación puede aportar a nuestra organización.

Si bien es cierto que en el desarrollo de su proceso de participación, las organizaciones se enfrentan a un conjunto de barreras que deben de superar, como son, la falta de información, una capacitación insuficiente, la escasez de incentivos económicos y fiscales, una regulación insuficiente, cierto escepticismo en el ámbito de las relaciones laborales, así como superar la amenaza del contexto económico sufrido en los últimos años. También cuentan con las palancas adecuadas a activar que favorezcan su actuación.

Entre las palancas, las organizaciones cuentan con un incipiente proceso de apoyo por parte de las instituciones públicas, como es el caso de SPRI, así como el activo impulso de los diferentes agentes del conocimiento, para facilitarle un activo acceso a la información y clarificación de conceptos, en alianza con una embrionaria coyuntura de recuperación económica, que como tal puede ser considerada.

Lo que unido a un tejido empresarial de carácter social, sensible, capacitado, y con una notable trayectoria histórica en materia de participación, hacen de Euskadi un entorno, un ecosistema, más que adecuado para el desarrollo de este tipo de modelos.

Organizaciones empresariales como RAMON VIZCAINO, ARKEMA, ARCELOR MITTAL, CATELSA, ABB, ECN, CANDY, SAUNIER DUVAL, DAEWOO, FORMICA, THYSSEN KRUPP, HUYCK WANGNER,… que en los últimos años han sufrido algún tipo de problema en sus plantas productivas en Euskadi, y que han finalizado con su cierre o deslocalización. ¿Qué hubiera pasado si… se hubiesen planteado la participación de los trabajadores como alternativa?

Aunque no podemos estar seguros de cual habría sido el resultado, si podemos afirmar que su introducción habría provocado nuevas variables, que bien podían haber cristalizado en una solución alternativa a su desaparición.

Si bien es verdad, que en gestión empresarial no existe nada absoluto, en los últimos años todos hemos sufrido la extraña sensación de que “cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”, haciendo nuestra la cita Mario Benedetti.

No es menos cierto que hasta hace muy poco tiempo, y exageramos, por lo general, en materia de estrategia, nuestras preguntas se limitaban a “cuanto queríamos crecer” y “cuanto queríamos ganar”.

Hoy, las reglas del juego han cambiado, un mercado globalizado que se consolida, día a día, obliga a las organizaciones vascas, caracterizadas por su dimensión de pyme, al desarrollo de estrategias más sofisticadas capaces de evaluar un gran número de variables, donde se valoren en su justa medida sus fortalezas y se compensen sus debilidades, que salvo excepciones, la limitan a la hora de competir por dimensión, costes, alta tecnología, o marca comercial.

En este contexto, el modelo de participación propuesto, brinda nuevas oportunidades a las organizaciones en el desarrollo de estrategias más complejas, formuladas a partir de la realización de una reflexión estratégica en la que definan qué tipo de organización quieren ser y cuál es el papel que tienen que jugar en ella las personas, eje de su nuevo modelo de generación de valor, como clave de su competitividad y sostenibilidad en el mercado.

¿Será gracias a la participación como la pyme vasca construya un proyecto compartido y transforme su talento y capacidades en palanca de competitividad?

El Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco pone en acción la iniciativa Innobideak Pertsonak, que tiene por objeto apoyar el desarrollo de actuaciones de mejora competitiva en las empresas con centro de actividad en el País Vasco, a través de acciones dirigidas a la participación de las personas trabajadoras en la empresa que incluyan los tres elementos siguientes: (1) Diagnóstico Inicial, (2) Diseño de planes de Participación de las personas trabajadoras en la empresa y (3) Acompañamiento en la implantación de Planes de Participación de las personas trabajadoras en la empresa. En estos momentos esta ayuda está cerrada y comunicaremos su apertura por los canales habituales twitter y ADI! alerta ayudas SPRI.

La Estrategia Innobideak, además de apoyar la participación de las personas, impulsa el desarrollo de nuevos productos y servicios en el acceso nuevos mercados, mediante Innobideak Lehiabide; ofrece una metodología de diagnóstico y contraste, con el fin de medir y mejorar el grado de innovación de las organizaciones, facilitando el apoyo de profesionales externos, Innobideak kudeabide; y pone a disposición de los equipos directivos las competencias necesarias para implementar con éxito las claves de la Gestión Avanzada en sus organizaciones, mediante Innobideak Prestakuntza.

En definitiva, la Estrategia Innobideak del Gobierno vasco completa las acciones desarrolladas por SPRI y el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad encaminadas a apoyar a la empresa vasca en los ámbitos de la I+D+i, la internacionalización, nuevas inversiones y emprendimiento, lo que configura una oferta completa e integral en materia de desarrollo económico.

10 falsos mitos:

MITO 1 I MITO 2 I MITO 3 I MITO 4 I MITO 5 I MITO 6 I MITO 7 I MITO 8 I MITO 9 I MITO 10

Artículos relacionados
También te puede interesar