La fabricación avanzada generará empleo, riqueza y bienestar en Euskadi.

lunes, 21 de octubre de 2013


La Consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, y el Director General del Grupo SPRI, Alexander Arriola, dan a conocer las estrategias de especialización inteligente y de fabricación avanzada para Euskadi como paso ineludible a la transformación productiva que genere empleo y bienestar a medio plazo. Ambos participaron en una Jornada con los agentes empresariales y tecnológicos implicados.

Arantza Tapia ha afirmado que la estrategia de fabricación avanzada “no es un capricho” sino una reflexión profunda que tiene que llevar a la integración del conocimiento, la gestión, la experiencia y la tecnología de vanguardia “que nos permita crear productos, procesos de producción e incluso servicios de alto valor añadido ligados a la industria con potencial de impacto para generar riqueza y empleo”.

El ejercicio de definición de RIS3 de la Comisión Europea surgió como contrapunto a la observación de que muchos gobiernos regionales invierten miméticamente en ciertas áreas de ciencia, tecnología e innovación, sin realmente tomar en cuenta la pluralidad y la diversidad de sus contextos específicos. Por lo tanto, lo que se requiere son estrategias regionales ‘inteligentes’, en el sentido de especializar ‒o mejor, de concentrar‒ recursos e inversiones en áreas donde existe clara potencialidad, de acuerdo con las capacidades productivas existentes de cada región.

“Nuestra estrategia RIS3 –ha afirmado Arriola– debe de responder a las nuevas necesidades de transformación de nuestro sistema productivo y de la sociedad. Pretende ir sumando a los diferentes actores de Euskadi, cada uno con un rol diferente, pero con la misma visión u objetivo final: contribuir cada uno desde su ámbito de trabajo al desarrollo del RIS3 y a la transformación productiva de Euskadi con el objeto de generar empleo y bienestar a medio-largo plazo”.

Así, se establece una estrategia, deliberada y explícita, de diversificación de la economía vasca a partir de tres tecnologías facilitadoras esenciales (biociencias, nanociencias y fabricación avanzada) y cinco mercados prioritarios (transporte y movilidad, mundo digital, industria de la ciencia, envejecimiento y salud y energía).

La estrategia de Fabricación Avanzada del País Vasco

Smart manufacturing, fabricación avanzada, high added value manufacturing son diferentes nombres para una misma iniciativa prioritaria en nuestra estrategia de especialización inteligente que responde a la creación de un contexto facilitador que permita mantener y reforzar el peso de la industria en la economía vasca.

La fabricación tiene un papel clave como fuente de ventaja competitiva en una sociedad industrializada como la vasca que quiere seguir siéndolo. Euskadi cuenta con una actividad superior a la media europea y comparte con los países desarrollados el descenso de su peso en el conjunto de la economía, pero a pesar de la economía vasca sigue muy vinculada a la evolución de la actividad industrial como factor clave para garantizar un crecimiento sostenido y generador de empleo.

La corriente en países como el nuestro, en Estados Unidos o el Reino Unido es la de desarrollar estrategias específicas de fabricación, a “National Strategic Plan for Advanced Manufacturing” en EEUU cuya misión es asegurar el mantenimiento de la capacidad de crear puestos de trabajo, nuevas industrias y proteger la seguridad nacional y “High Value Manufacturing Strategy” en el Reino Unido cuya misión es convertir la fabricación de alto valor añadido en el impulsor clave del éxito económico del país.

Desde SPRI hemos desarrollado un ejercicio de definición de una estrategia de manufactura avanzada o high added value manufacturing en colaboración con los actores relevantes en la Red Vasca de Ciencia y Tecnología y con el concurso de los clusters productores del País, estrategia orientada a elevar la sofisticación de la capacidad productiva vasca.

Hemos desarrollado este ejercicio siendo conscientes de la necesidad de desarrollar productos, servicios y procesos más intensivos en conocimiento para poder seguir siendo competitivos en mercados donde la presencia de países emergentes es cada vez mayor. Y desde una posición de valor que nos permite plantearnos un ejercicio de estas características: no partimos de cero ni mucho menos, las empresas que innovan en el ámbito de fabricación representan mas del 90% de las empresas que innovan en Euskadi y el 46% del total de empresas que hacen I+D, movilizando el 40% del gasto empresarial en I+D.

Así, hemos definido una estrategia de fabricación avanzada cuya misión es reforzar este posicionamiento de Euskadi como una economía de base industrial desde el impulso de la fabricación intensiva en conocimiento y con una visión de un país con las condiciones óptimas para la fabricación, gracias a la existencia de un tejido industrial que sabe hacer y unos agentes científico-tecnológicos capacitados y un capital humano altamente cualificado.

Una de las primeras cuestiones que se trataron en la definición de esta estrategia fue el alcance del concepto de fabricación avanzada, llegando a un consenso en el entendimiento de Fabricación Avanzada como la generación y aplicación de conocimiento, experiencia y tecnología de vanguardia para la creación de productos, procesos de producción y servicios de alto valor añadido, con gran potencial de impacto en términos de riqueza y empleo, incluyendo los ámbitos de materiales, procesos, medios y sistemas.

La estrategia identifica a partir de esta definición una serie de ámbitos prioritarios de I+D. Las áreas de conocimiento identificadas para el desarrollo de una actividad de mayor valor añadido en el ámbito de la fabricación tratan de cubrir potenciales fuentes de ventaja competitiva: sostenibilidad, inteligencia de maquinas y procesos, integración de materiales avanzados como los materiales compuestos, servicios de alto valor añadido como nuevos modelos de negocio, aprovechamiento de capacidades emergentes tales como en fabricación aditiva o procesos de biomecanizado.

El hecho de que esta estrategia marca algunas iniciativas concretas como la creación de espacios de validación y demostración de tecnologías de manufacturing, que permitan:

• Garantizar y acelerar la llegada al mercado de los desarrollos tecnológicos.

• Formación práctica de tecnólogos y profesionales de los avances tecnológicos existentes.

• Demostrar la capacidad real de Euskadi como región clave en manufacturing en Europa.

• Asegurar la sostenibilidad en el tiempo de la apuesta por el producto de alto valor añadido como seña de identidad de nuestra industria.

Artículos relacionados
También te puede interesar