Empresas, startups, clusters, centros tecnológicos y universidades vascas, protagonistas de Basque Industry 4.0

jueves, 17 de noviembre de 2016

Basque industry lehendakari
El lehendakari Iñigo Urkullu, en Basque Industry 4.0.

La tercera edición del evento referencia sobre la Industria 4.0 en Euskadi, organizado por el Gobierno vasco, muestra la aplicación real de las tecnologías en los negocios y las grandes posibilidades de mejora para la industria de Euskadi.

“Los líderes de 4.0 son quienes entienden que esto es para generar valor añadido”, afirma Javier Díaz, responsable de la apuesta 4.0 del grupo Etxe-Tar.

Danobat  acomete un proyecto con un star up para lograr una mejor accesibilidad del trabajador a la información.

Jose Esmoris, de CIE Automotive, destaca que esta nueva revolución industrial facilita la formación de los trabajadores.

 

La tercera edición del congreso Basque Industry 4.0, el encuentro de referencia en Euskadi sobre la Industria 4.0 celebrado este miércoles en Donostia-San Sebastián, organizado por el Gobierno vasco, ha mostrado variados ejemplos de los nuevos negocios que se están forjando y las infinitas posibilidades de mejora de competitividad para la industria de Euskadi.

 

Directivos de empresas como Gestamp, Cie Automotive, ABB, Titaniun y Microsoft Europe protagonizaron una mesa redonda en la que explicaron sus experiencias en la industria 4.0.  Jose Esmoris, de CIE Automotive, destacó que esta nueva revolución industrial facilita la formación de los trabajadores. “Nos permite tener una simulación de esos procesos en un mundo virtual que no molesta a nadie: puedes tener a un grupo de personas formándose en una instalación que no existe. Nos da ahorro de costes y tiempo”. Marc Segura, de ABB, apuntó que la clave es “entender donde se genera negocio con estas tecnologías” y puso un ejemplo, que fue uno de los más comentados por los asistentes: la tortilla 4.0. “Es un bar donde se dieron cuenta que cuando las tortillas estaban humeantes, recién hechas, se consumían más. Pusieron un sensor en el plato cada vez que salía una tortilla y avisaban por twitter a los clientes de que estaba lista”. Ana Montero, de Microsoft Europa, mostró su experiencia con la monitorización de los ascensores de Thyssen Group, que permite los operarios de mantenimiento, en vez de estar pendiente de posibles incidentes, “monitorizarlos e incluso tienen un tutorial con diferentes escenarios antes de trasladarse in situ para la reparación del ascensor”.

 

Javier Díaz, responsable de la apuesta 4.0 del grupo Etxe-Tar, precisó el concepto de industria 4.0. “Conectar maquinas a internet, añadir sensores a máquinas, la realidad aumentada o una impresora 3D en el sistema productivo han llevado a pensar a las industrias que con eso están en la industria 4.0. Tener estos sistemas no significa ser líderes en industria 4.0, sino la claves es para qué lo tengo. Quienes entienden que esto es para generar valor añadido son para nosotros los líderes de 4.0”.

 

Díaz explicó el trabajo de Plethora, una spinoff que se dedica a prestar servicios de ingeniería. “Empezamos a trabajar con una máquina para sacar datos para nosotros y para el cliente. De nada sirve tener máquina inteligente dentro de una línea que no lo es”. Agregó que Plethora se entiende como “una empresa que encuentre puntos de mejora para la competitividad de las empresas. Primero tenemos que pensar en la fábrica para luego llegar a la fábrica que piensa”.

 

Programa Bind 4.0

Otro momento interesante de Basque Industry 4.0 fue el debate de las empresas del programa Bind 4.0, la primera aceleradora internacional de starups impulsada por el Gobierno vasco. La multinacional ABB, con 135.00 empleados y 35.000 millones de dólares de facturación anual, ha decidido aplicar la tecnología de control de los robots mediante la mirada de la startup Irisbond. “Nosotros vemos el futuro de controlar los entornos con la mirada”, afirmó Eduardo Jauregi, de Irisbond, una empresa que ha conseguido que más de 500 personas con discapacidades puedan comunicarse solo con la mirada.

 

Juan Morocoa, responsable de la ingeniería de procesos de Mercedes en Vitoria, expuso el proyecto con la startup Bigda Solutions para reducir el consumo energético, que en la planta vitoriana supone un coste fijo de 13 millones de euros al año. “Nos encaja Bigda Solutions por el conocimiento de la analítica avanzada y las personas”. “Las tecnologías están ahí para cualquiera, la inteligencia está en cómo implantarlas y dar así un salto en eficiencia”.

 

Elena Urkia, de Danobat, mostró el proyecto dentro del programa Bind 4.0 acometido con la startup Innovae, dedicada a la realidad aumentada, que busca una mejor accesibilidad del trabajador a la información. “Conectar las máquinas, guardar la información y dejarla con mandos sencillos para el usuario. Se trata de dotar de toda la información al cliente. Encajaba además con un proyecto que teníamos en marcha”. Pablo Ayala, de Innovae, afirmó que fueron elegidos por Danobat por “nuestros compromisos para resolver retos complejos, hemos hecho más de 250 proyectos y soluciones con realidad aumentada en grandes empresas”.

 

Natxo Molinas, de Euskaltel, habló del proyecto con Decidata, experta en la fase final del análisis de los datos, que buscaba optimizar el uso de las infraestructuras de la operadora, “desde la red wifi en domicilios o las redes en movilidad. Y sobre todo mejorar la experiencia de los clientes en el uso de las mismas”. Iñaki Pertusa, de Decidata, señaló que el objetivo es que “Euskaltel tenga mejor conocimiento de sus clientes”.

 

basque industry

El auditorio del Kursaal, abarrotado durante la celebración de Basque Industry 4.0

Basque Industry 4.0 mostró también experiencias concretas en productos y servicios. Virtualware, dedicada a sistemas de realidad aumentada, ha implantada en la empresa Vidrala un sistema para visularizar todo el trabajo o planificar el calendario de trabajo en los distintos hornos. Semantic Systems ha aplicado una solución de configuración inteligente para tener autonomía cuando una empresa saca un nuevo producto o pone en marcha nuevas líneas. SoC-e ha acometido la sensorización de una planta de la empresa Microdeco, que trabajan pequeñas piezas de automoción. ITS se dedica a la ciberseguridad con control remoto y su directivo Iñaki Eguia resaltó que una de cada 10 incicencias en las industrias se deben a “la ausencia de ciberseguridad industrial, que es el cuarto factor más importante de las incidencias en la industria. Pero el 60% son negligencias internas”.

 

La jornada concluyó con una reflexión sobre el futuro a cargo de varios centros tecnológicos y universidades vascas, en las que se aludió a la digitalización como un modelo “para mejorar las condiciones de los trabajadores” y que tanto las empresas como las instituciones “sean conscientes de realizar no solo producto y beneficios sino investigar en modos nuevos. El futuro de la industria 4.0 la tenemos que forjar entre todos, empresas, centros tecnológicos y universidades”, afirmó Basilio Sierra, de la Universidad del País Vasco.

 

Artículos relacionados
También te puede interesar