ES | EU


01 de diciembre de 2016


Generan de media 12 empleos y el 70% espera crecer en 2017.

 

European Startup Network y German Startups Association han publicado el informe European Startup Monitor 2016, un estudio que analiza el ecosistema de nuevas empresas de base tecnológica a nivel europeo. La publicación se basa en información procedente de 2.500 startups de 18 países, y arroja datos acerca de cómo estas nuevas empresas se han convertido en motores de innovación.

 

Todas las startups seleccionadas son empresas con menos de 10 años de antigüedad que cuentan con un modelo de negocio basado en tecnologías altamente innovadoras y que han tenido un crecimiento significativo en ventas o en plantilla. Los resultados del informe dibujan un perfil de empresa con 2’4 años que cuenta con un total de 12 puestos de trabajo.

 

Tal y como recoge el estudio, la gran mayoría de startups están fundadas por equipos, puesto que solo el 22’6% cuenta con un único fundador. Por género, son hombres en un 85’2% de los casos, con una media de edad muy cercana a los 30 años. Por otro lado, casi un tercio de las personas que forman la plantilla son internacionales –un 18’7% de otro país europeo y un 10’5% extracomunitarios-.

 

Este ecosistema de nuevas empresas se presenta como motor de innovación para el desarrollo económico europeo, puesto que más de la mitad considera que sus productos son innovadores en el mercado internacional, mientras que un 43% afirma que su tecnología es innovadora a nivel global. Casi una cuarta parte de sus beneficios proceden del mercado extracomunitario, y en total, las startups consultadas han conseguido recaudar cerca de 2.000 millones de euros en capital externo.

 

En cuanto a la internacionalización, más del 77% de las empresas consultadas está planeando crecer a nivel internacional, aunque consideran que existen varias barreras en este proceso. El freno más importante está en las diferencias de legislación y regulación entre países, aunque también suponen un reto la adaptación de los productos o servicios a las preferencias locales y las variaciones en los sistemas de impuestos.

 

Por último, el estudio muestra también una gran predisposición a la cooperación entre startups y empresas consolidadas. Tres de cada cuatro nuevas empresas han colaborado con compañías de trayectoria más larga, sobre todo para acceder al mercado y a nuevos clientes, aunque también para adquirir reputación y experiencia.