CounterCraft aplica armas de contrainteligencia en el mundo digital

19 octubre, 2016

La startup donostiarra ha ganado el premio Emprendedor XXI Euskadi.

 

Los ciberataques dirigidos a robar datos de grandes compañías y gobiernos son cada vez más avanzados y en muchas ocasiones las barreras de seguridad defensivas no son suficientes para frenarlos. Es por eso que la startup CounterCraft ha diseñado una solución basada en una estrategia diferente, aplicando campañas de contrainteligencia digital. “Muchas empresas sienten que casi están perdiendo la batalla, y que es necesario hacer algo diferente, ahí entramos nosotros proponiendo un enfoque nuevo”, explica David Barroso, CEO de la empresa donostiarra.

 

CounterCraft es una joven startup que se creó en San Sebastián hace un año, aunque sus tres socios cuentan con más de 15 años de experiencia en el mundo de la ciberseguridad. La empresa se basa en ofrecer a grandes empresas y gobiernos un servicio innovador que utiliza técnicas de engaño para detectar y neutralizar los ataques de competidores o bandas de crimen organizado. El equipo utiliza diferentes estrategias dirigidas a confundir al atacante, dejando que acceda a información falsa para poder monitorizar sus movimientos. “Lo que hacemos es desplegar trampas tanto internas como externas en la organización”, explica el CEO de CounterCraft, “si alguien nos está intentando robar datos, le damos información falsa y hacemos que se sienta confiado para extraer información sobre quién es y qué objetivos tiene”.

 

Según el tipo de ataque, el equipo diseña una campaña diferente. Si, por ejemplo, hay una persona dentro de la organización que está intentando robar información sensible, se despliegan aplicaciones y servicios internos con el fin de monitorizar quién entra a ellos. Barroso explica otro posible caso de ataque: “puede ocurrir que nuestros directivos estén siendo atacados con correos electrónicos para robar las claves de acceso a la web corporativa. En ese caso, podemos crear una figura de directivo ficticia pero que parezca real, con cuentas de correo, identidad digital,… y ver así qué tipo de ataques recibe y actuar en consecuencia”.

 

Las trampas se pueden crear utilizando herramientas muy diversas, desde documentos falsos a aplicaciones móviles, identidades sociales o puntos de entrada a la wifi de la compañía, entre otras. El objetivo común es engañar al intruso para poder extraer el máximo de información sobre su identidad y sus intenciones.

 

CounterCraft, ubicada en el centro tecnológico de Miramon, cuenta ya con varios clientes, y por ahora ha desarrollado una versión beta, aunque esperan lanzar una nueva versión en enero de 2017. Han recibido el interés de varias empresas europeas y de Oriente Medio, y también están colaborando con cuerpos de seguridad en la aplicación de estas técnicas en ámbitos como la pornografía infantil o el terrorismo islámico.

 

La startup ha resultado ganadora en la 10ª edición de los Premios Emprendedor XXI Euskadi. Estos galardones, dirigidos a apoyar las empresas con mayor potencial de crecimiento, están organizados de manera conjunta por La Caixa, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y Spri.