¿Cómo escalar un proyecto de innovación social?

jueves, 17 de noviembre de 2016

Portada de la publicación.
El estudio se basa en la experiencia de 52 innovaciones sociales.

La agencia británica NESTA publica un estudio con claves para las empresas e iniciativas sociales.

 

Muchas buenas ideas de innovación social nacen pequeñas y se quedan pequeñas, y aunque en muchas ocasiones es la mejor manera de responder a las necesidades del entorno, replicar el modelo o extenderlo a otros lugares puede servir para dar solución a retos similares y ampliar el impacto positivo del proyecto. Tal y como recoge el informe What does it take to go big? de NESTA, escalar un proyecto de innovación social es difícil, puesto que el éxito a veces se debe a un determinado equipo de personas, a la conexión con el entorno o a una serie de valores compartidos.

 

Con el objetivo de ayudar a empresas o iniciativas de innovación social a escalar su propuesta, la agencia de innovación británica NESTA ha elaborado un estudio donde analiza las experiencias prácticas de 52 proyectos, tanto británicos como de otros territorios. A raíz de las historias vividas por estos emprendedores sociales, se han identificando aspectos a tener en cuenta a la hora de crecer.

 

La publicación, disponible para su descarga, establece diferentes claves. La primera de ellas consiste en “encontrar una escala que funcione”. Según el estudio, las mejores innovaciones son aquellas que tenían un plan para crecer desde el inicio, con un modelo claro basado en la evidencia que luego pueda ser trasladado a otros contextos. En este sentido, el crecimiento se puede realizar en dos fases: un tiempo para testear de forma rápida y aprender, y otro para establecer el núcleo del modelo a escalar.

 

Otra de las claves detectadas consiste en encontrar las rutas adecuadas para hacer crecer el proyecto, puesto que puede consistir en un crecimiento organizacional, a través de licencias y afiliaciones, mediante colaboraciones o replicando el modelo en red. La publicación pone como ejemplo el caso de GoodGym, un proyecto que propone hacer ejercicio realizando a la vez acciones que beneficien a la comunidad. La iniciativa consiguió escalar mediante una combinación de acuerdos con empresas privadas, financiación pública y pequeñas suscripciones para los participantes acordadas con ellos.

 

Por último, el informe destaca también como recomendación “construir la capacidad de escalar”. Esto supone invertir en las nuevas habilidades que necesitan las personas innovadoras, como marketing o desarrollo de negocio, y aprovechar al máximo las tecnologías digitales para crear una red entre quienes forman parte de la iniciativa, estableciendo maneras de compartir la cultura y valores del proyecto.

Artículos relacionados
También te puede interesar