Arantza Tapia anuncia la aprobación de un nuevo Plan de Industra para el mes de abril

viernes, 17 de enero de 2014


Comparecencia de Tapia en la Jornada sobre “nuevas relaciones laborales” organizada por ADEGI

Este plan contempla una estrategia de innovación social que mejore la competitividad de las empresas con una mayor “democratización” de las mismas.


El programa Innobideak-Kudeabide ofrecerá ayudas económicas, asesoramiento y formación para mejorar los niveles de gestión.

Hainbat alditan adierazi dudanez, euskal industriaren erronkei buruzko gogoetak egiten hasi bezain laster aipatu behar da, berriro ere, inoiz ez bezalako krisialdi batean gaudela sartuta, eta horrek aparteko neurriak hartzera behartzen gaituela.

Baina hain zuzen ere orain, unerik txarrenetik ateratzen ari garela ematen duenean, argi eduki behar dugu ez garela zerotik abiatzen, aktibatu beharreko indar-guneak dauzkagula, eta Euskadiren lehia-abantailak hobetuko dituzten jarduteko proposamenak bideratu behar ditugula.

Hainbat faktore ditugu geure alde, hala nola: nazioartean elkarrizketan aritzeko identitate berezia, autogobernu-ahalmena eta kontzertu ekonomikoaren aplikazio egokia, publikoaren eta pribatuaren arteko lankidetzaren kultura sakona, industriaren indarra aberastasuna sortzeko osagai mobilizatzaile gisa, jakintzaren eta ikerketaren aldeko apustua, enpresa-sarearen lehiakortasunean eragiten duten nazioarteko trakzio-enpresak, gure elkarte-sare aberatsa, elkartasuna, eta abar.

Dena dela, Jaurlaritzan ere argi daukagu Euskadin bizi dugun lan-gatazken maila ez datorrela bat denon artean eraikiz joan garen gizarte-mota garatuarekin. Norgehiagoka-maila horrek gauzak konpondu ez baizik zaildu egiten du lehiakortasuna bultzatzea eta, horrela, gure gizartearen kohesioa ezartzea eta sendotzea.

Gaur egun bizi dugun lan-gatazkaren ondorioz, enplegua suntsitzen ari da, inbertsioak alde egiten, eta industria eta enpresa berriak hemen ezartzea uxatzen.

Lan Harremanen Euskal Kontseiluak emandako datuen arabera, 2013an 300dik gora greba egin ziren Euskadin, 30.000 pertsona inguruk hartu zuten parte eta 125.000tik gora lanaldi galdu ziren.

Datu absolutu horiek termino erlatibotan ipintzen baditugu eta urtez urte konparatzen baditugu, adierazten digute greben kopurua % 20,9 hazi dela, parte-hartzaileena % 65,7 eta lan egin gabeko lanaldiena % 8,4.

Eta PRECOren jardunari dagokionez, modu esponentzialean hazten ari da: prozedura horiek eragindako pertsonei dagokienez % 1.532,7 ugaritu dira urtetik urtera, eta % 281,3 aurkeztutako gatazken kopuruari dagokionez. 2013an, azarora arteko datuekin, 1.222 gatazka aurkeztu ziren eta 437.254 langileri eragin zieten.

Jarrai nezake ematen gaur egun jasaten dugun lan-gatazkari buruzko datuak eta zifrak. Eta horiek berretsi besterik ez lukete egingo gure enpresek dituzten eragozpenak lan giroan, pertsonen arteko harremanetan edo laneko eraginkortasunean; horiek guztiek nabarmen murrizten dute gure enpresen lehiakortasuna.


Punto de vista del Gobierno Vasco

Hoy más que nunca necesitamos que la generación de valor y riqueza se encuentre en el centro de todas las actuaciones de índole público y privado, como eje primordial de la mejora de la competitividad y la cohesión social de Euskadi.

No hay verdadera competitividad sin cohesión social. Pero con demasiada frecuencia se olvida que la distribución de la riqueza, la tendencia a una sociedad más igualitaria y equitativa, la prestación de servicios sociales, educativos y sanitarios de calidad… no pueden realizarse si no ponemos un acento especial en la generación de riqueza.

El estado de bienestar y la generación de riqueza son dos caras de una misma moneda. Es necesario mantener un equilibrio de ambas, más aún, teniendo en cuenta los índices de desempleo que, por desgracia, estamos manejando.

La actividad económica, la labor empresarial necesita de un contexto que favorezca la competitividad y por tanto la creación de riqueza y empleo.

Y en ese campo la sociedad vasca tiene mucho que mejorar todavía. La figura de la empresa y del empresario no son valorados como debieran. Demagogias y radicalismos todavía encuentran demasiado fácilmente eco en esta sociedad. Y no hay desarrollo ni progreso sin empresas y sin empresarios.

La búsqueda de un entorno favorecedor de la figura del empresario y del desarrollo sostenible de las empresas de nuestro país deberá estar presente en nuestras políticas y procesos de toma de decisiones.

Y no estamos hablando de reducción de salarios, de precariedad del empleo y disminución de derechos… sino de todo lo contrario. Estoy hablando de:

1)   Apostar por las actividades de mayor valor añadido. La nuestra nunca ha sido ni puede ser tampoco en el futuro una competitividad que se  base únicamente en el abaratamiento de costes. Los costes son un conjunto de factores muy importantes, pero nuestra apuesta estratégica como país pasa necesariamente por, partiendo de lo que ya sabemos hacer,  incrementar el posicionamiento  económico de Euskadi a través de actividades de alto valor añadido que nos aporten ventajas competitivas en este nuevo orden de competencia industrial.

2)   Democratizar las empresas, de establecer cauces de más participación de las personas en el capital, en la gestión y en los resultados, que puedan apalancar la generación de contextos laborales más competitivos en el seno de nuestras empresas.

Dicho todo lo anterior, resulta necesario que nuestras empresas emprendan el camino de transitar de un modelo de relaciones laborales basado en la confrontación a un modelo basado en la comunicación, la transparencia, la confianza y la participación de las personas.

En este sentido, me gustaría realizar un llamamiento a la responsabilidad, al diálogo social, a la negociación y el pacto, como herramientas de trabajo de primer orden para la búsqueda de puntos de encuentro entre los diferentes interlocutores sociales.

 

Necesitamos superar las relaciones laborales basadas en el conflicto, no podemos seguir en la actual situación de confrontación. Y la base para el cambio pasa por generar el sentimiento de un compromiso compartido entre las personas de cada organización.

Sólo mediante actitudes abiertas y constructivas, desde el respeto a los diferentes intereses pero desde la asunción de un proyecto compartido de país, podemos hacer frente a la crisis en las mejores condiciones.


Programas y Acciones del Gobierno vasco

Siendo muy conscientes de la problemática que supone en la actualidad el clima de conflictividad laboral que vivimos en muchos de nuestros sectores empresariales e industriales, pero siendo también conscientes, a su vez, de las oportunidades que se nos presentan para acompañar a nuestras empresas en el camino hacia una mayor competitividad, el Gobierno Vasco sigue trabajando en nuevas políticas, programas y actuaciones:

Por un lado, son conocidas, por su larga trayectoria y aceptación por parte de las empresas industriales, los programas de apoyo a la innovación tecnológica en los que el DDEC focaliza muchos de sus esfuerzos y recursos.

Pero por otro lado, hoy estamos hablando de otro tipo de innovación, estamos planteando cómo podemos gestionar una empresa en aras de generar un clima de mayor comunicación entre el empresario y las personas trabajadoras, una interlocución más directa, una mayor transparencia, un contexto de mayor confianza entre las partes… que siente unas bases sólidas para que las personas trabajadoras se sientan más motivadas, más implicadas, y más dispuestas y preparadas para asumir mayores cotas de participación en la empresa, tanto desde el punto de vista de la gestión, como de la distribución de los resultados o la participación en el capital.

El Gobierno vasco ha adquirido el compromiso de elaborar un nuevo Plan de Industrialización, del que disponemos ya una propuesta inicial y en la que esta Innovación no Tecnológica a la que hago referencia adquiere un lugar relevante.

El plan está siendo sometido a contraste con el resto de las instituciones y con los agentes implicados en su futura implementación con la confianza de que podamos aprobarlo para antes de Semana Santa.

Un plan que responde a las necesidades de mejora competitiva de Euskadi en el que las nuevas fórmulas de relación y de gestión juegan un papel determinante.

Y en esta línea, para dar respuesta a estos retos, estamos desarrollando una estrategia, enfocada hacia la innovación no tecnológica o la innovación en la gestión empresarial, que está compuesta de diferentes elementos, en forma de diversas políticas, programas y acciones.

En primer lugar, tenemos el Programa Innobideak-Kudeabide, que la verá la luz en marzo de 2014, y que ha sido diseñado y trabajado desde el Departamento en colaboración con las 3 Diputaciones Forales.

Este programa tratará de ayudar a las empresas industriales de Euskadi en la mejora sus niveles de gestión empresarial, acompañándolas en la identificación de sus puntos débiles y apoyándolas en la mejora de las mismas. A través de este programa las empresas podrán acceder a ayudas, tanto en forma de subvención como en forma de acompañamiento y formación, para la mejora de sus sistemas de gestión empresarial, entre las cuales pudieran identificarse perfectamente proyectos de mejora en los procesos de comunicación, participación de los trabajadores y redefinición de modelos de relaciones laborales de las empresas.

Y en segundo lugar, se ha constituido por parte del Gobierno Vasco un nuevo fondo de Capital Riesgo dotado por el momento de 2,5 millones de euros.

Consideramos que existe una oportunidad de negocio en el entorno de la economía social, entendida como modelo de empresa en la cual se produce una mayor participación de los trabajadores aunando capital, trabajo y conocimiento de una manera más comprometida.

Igualmente entendemos que existe una oportunidad de negocio en los procesos de sucesión de empresas familiares así como los procesos de reestructuración de compañías en las que se consiga comprometer a una parte significativa de los trabajadores.

Y en base a ello hemos constituido un nuevo fondo capital-riesgo con el objeto de facilitar la toma de participaciones temporales en el capital de empresas.

Por el momento es lo que os puedo adelantar. Comentar que en los próximos meses iremos reforzando y complementado esta estrategia con nuevos elementos, en forma de nuevos programas y actuaciones,  para que entre todos y todas, con vuestro esfuerzo y nuestro acompañamiento, podamos diseñar un futuro empresarial y laboral menos conflictivo, más participativo… y en definitiva, más competitivo y generador de empleo.

Donostia-San Sebastián, 17 de enero de 2014

Artículos relacionados
También te puede interesar