50 entidades colaboran para impulsar la Lectura Fácil en Euskadi

Miércoles, 04 de Enero de 2017

Imagen del vídeo Lectura Fácil Euskadi.
La Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad recoge el derecho a la lectura fácil.

Los proyectos incluyen formación, clubs de lectura y adaptación de documentos públicos.

 

Ayuntamientos, organizaciones de personas con discapacidad, escuelas y empresas privadas colaboran con el proyecto Lectura Fácil Euskadi, una empresa que nació hace 4 años con el objetivo de promover la democracia lectora y el derecho a la accesibilidad informativa. Durante este tiempo, la empresa ha conseguido extender un concepto que hasta no hace mucho era casi desconocido en Euskadi.

 

La lectura fácil se basa en promover la transparencia y la accesibilidad a las personas con dificultades de comprensión lectora, eliminando barreras de comunicación tanto en el acceso a la cultura como a todo tipo de información procedente de entidades públicas o privadas. Lejos de ser minoritario, este colectivo supone el 30% de la población, incluyendo personas con discapacidad intelectual, mayores, jóvenes con trastornos de aprendizaje o personas recién llegadas.

 

Uno de los proyectos más extendidos de Lectura Fácil Euskadi son los clubs de lectura, que se organizan tanto en bibliotecas municipales como en entidades, centros sanitarios y empresas. Un buen ejemplo de ello es el club del Colegio Presentación de María, en Bilbao, que recibió uno de los premios estatales Lectura Fácil 2016. El centro educativo empezó en 2014 a organizar clubs de lectura fácil para el alumnado con dificultades lectoras mediante sesiones participativas y de trabajo en equipo.

 

En diciembre, la OEI –Organización de Estados Iberoamericanos-, publicó la investigación Lectura Fácil en foco, capacidades diferentes, los mismos derechos. El estudio, que cuenta con experiencias puestas en marcha en diferentes países, recoge una buena práctica procedente de Euskadi, la del club de LF de la Fundación Síndrome de Down del País Vasco. La iniciativa muestra cómo el acceso a la lectura puede ser también una puerta a la solidaridad. A raíz de la lectura del libro De Chamartín a Collbató, la guerra civil española vivida por un niño, el grupo empezó a sensibilizarse por la situación de las personas refugiadas y decidió colaborar con el campo de refugiados Idomeni, en Grecia. Los chicos y chicas de la fundación realizaron una recolección de materiales y fondos, y organizaron una jornada informativa sobre la situación de los refugiados sirios.

 

Además de promover los clubs de lectura, la asociación Lectura Fácil Euskadi ofrece formación y asesoramiento para adaptar la comunicación escrita en entidades públicas y privadas. Desde 2013, numerosos ayuntamientos vascos se han sumado a esta iniciativa con el objetivo de garantizar el derecho de toda la ciudadanía a recibir información clara y comprensible, un paso fundamental para poder participar en la sociedad.

 

Lectura Fácil Euskadi



Artículos relacionados
También te puede interesar