Leire Pérez, Hambroneta: “Somos una empresa de catering llena de frescura, con muchas ganas de innovar y sorprender”

30 junio, 2015

 

A priori parece un negocio sencillo; una furgo, papeo, refrescos… Sin embargo, la cosa es más complicada, ¿no?

Efectivamente, todo parecía más sencillo sobre papel. Llevé a cabo un minucioso Plan de Negocio con un completo estudio de mercado, plan de marketing, plan económico y estrategia de crecimiento. Durante el estudio observé el crecimiento que el sector de la Street food con los food trucks como su máximo referente estaba experimentando en Estados Unidos y otros países Europeos y vi que en España estaba todo por hacer. Eso es muy motivante pero a la vez arriesgado ya que a veces llegar muy pronto es duro porque tienes mucho que explicar o incluso justificar. Cuando empecé hace más de 3 años me decían que estaba loca, que si me iba a poner a vender comida en la calle con toda la formación que tenía y que no lo hiciera. Ahora ya se empieza a escuchar hablar sobre tendencias como la “Street Food” pero, cuando empecé, costaba explicar que vender comida en la calle no es sinónimo de ilegalidad, suciedad o mercadillo. Para poder demostrarlo, certifiqué a Hambroneta con la “Q” de Calidad Turística. Al fin y al cabo, los food trucks son empresas sobre ruedas.

 

 

También tendrás tus dificultades a la hora de instalar tu negocio en diferentes lugares.

Todas las empresas o modelos de negocio tienen sus pros y contras. En el caso de los food trucks, la capacidad de llegar a sitios donde los restaurantes fijos no pueden es sin duda la ventaja más significativa. Sin embargo, no todo es tan “hippie” como parece. Muchas personas tienen esa imagen idílica de los food trucks viajando por sitios increíbles y abriendo la persiana en eventos multitudinarios como conciertos o en playas y forrándose. Pues esto está muy lejos de la realidad…

Hay que pedir permiso en cada municipio donde quieras trabajar y por cada día que quieras hacerlo. A esto hay que sumarle que la venta desde food truck no está regulada en la mayoría de los municipios y por lo tanto prohibida.

Ésta es verdaderamente la parte que me ha fallado y en consecuencia me haya tenido que adaptar rápidamente para poder mantener la empresa. Me explico; cuando realicé mi plan de negocio ya identifique como amenaza la falta de regulación pero creí que explicando el concepto, el movimiento existente en otros países, mi apoyo a la economía local y a generar empleo iba a ser suficiente para que los ayuntamientos regulasen este sector o me dieran permiso para poder trabajar en mi ciudad de forma regular pero no ha sido así. El ejercicio de mi actividad se limita a eventos en espacios privados, eventos en espacio público puntuales siempre y cuando el organizador del evento pida el permiso por mí y a fiestas populares.

Lo que me da un poquito de pena es que otras ciudades como Sevilla ya han regulado el sector de los food truck para que puedan trabajar a diario aun habiendo nacido más tarde que nuestro food truck Hambroneta.

 

 

“Hambroneta” es quizá vuestro producto más visible, pero has desarrollado nuevos productos y servicios que, además, habrán supuesto una gran inversión.

Cree la línea de catering porque no conseguíamos permisos para trabajar con el food truck y no llegaba a cubrir los gastos fijos de alquileres, seguros, personal, préstamo y otros. No me quise dar por vencida así que nos mudamos a otro pabellón más grande y realicé una fuerte inversión en cocina central, zona limpieza, vestuarios, oficinas, almacenes, garaje para poder ofrecer servicios de catering más tradicional. A día de hoy estoy muy contenta de haberme arriesgado. Nuestros caterings están teniendo una gran acogida lo que nos motiva muchísimo para seguir creciendo y ofreciendo nuevos servicios. Nos encanta nuestro trabajo lo que nos lleva a estar a la última en tendencias y ofrecer lo último en caterings. Además de los servicios tradicionales como desayunos de trabajo, comidas, cenas y cócteles también ofrecemos mesas temáticas, repostería creativa, puestitos de comida y desde hace unos meses hemos lanzado nuestro catering online.

 

 

¿Y qué te diferencia de otros negocios que compiten en este sector?

Somos una empresa de catering llena de frescura con muchas ganas de innovar y sorprender. Estamos continuamente informados de las últimas tendencias, invirtiendo y creando nuevos servicios que cubran las necesidades actuales. Nos adaptamos con rapidez y facilidad a las necesidades del cliente con un gusto por la personalización encomiable.

 

 

¿Has recibido apoyos a la hora de comenzar tu negocio o de hacerlo crecer?

Por supuesto. Mis padres no han cesado ni un momento de apoyarme y son mi máxima inspiración y motivo para no darme por vencida ante las adversidades. Además de avalarme para poder pedir un préstamo, mi madre rescató un fondo de pensiones para que yo pudiera emprender y mi padre sacó parte de sus ahorros para la jubilación. Vamos, que les he desplumado, por lo que no voy a parar hasta terminar de devolverles cada céntimo que han invertido. Como veis yo he tenido mucha suerte al conseguir financiación para poner en marcha mi negocio, pero no todo el mundo puede decir lo mismo. En este aspecto me siento muy afortunada. Además también pude capitalizar el paro que me correspondía por haber trabajado durante varios años en Londres.

Otro gran apoyo ha sido la Asociación de Hostelería de Bizkaia que en todo momento me han sabido aconsejar y cuyos conocimientos en materia laboral e institucional me han sido de gran ayuda.

De otro lado, la subvención de Hobeki Digitala de SPRI que recibí el año pasado me ha ayudado a implantar un sistema de gestión (open ERP) en la empresa lo que hace que la gestión y las operaciones diarias se procesen de forma más eficiente. Este tipo de iniciativas son de agradecer, ya que mejoran la competitividad de PYMES como la mía.

 

 

¿Cuáles son ahora mismo los retos en los que estás “echando toda la carne en el asador?

Aunque la línea de catering afortunadamente está funcionando bien, tengo una espinita clavada con el hecho de no poder trabajar con el food truck en mi tierra, así que seguiré luchando con argumentos y determinación para que los órganos de Gobierno se abran a esta tendencia y modelo de negocio.

Ahora también estoy volcada de lleno junto con mi compañero Aitor Apraiz en la web www.foodtruckya.com Es la primera guía online donde figuran todos los food trucks que hay en España. Y es, a su vez, la ventanilla única para el movimiento Street food. En la web se pueden reservar food trucks para un evento, comprar, vender y alquilar food trucks, contactar con proveedores relacionados con el sector, votar por tus food trucks favoritos, ver un calendario con eventos… e incluso geolocalizar a los vehículos en tiempo real.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow