Iruri Knörr, Nolatan.com: “En las startups no se termina de crecer y evolucionar nunca”

10 febrero, 2016

 

Por tus experiencias de éxito y, evidentemente también por tus errores, te has convertido en una referencia del comercio electrónico en este país…

Uy, eso es mucho decir, pero gracias. Me limito a poner todo el corazón en aquello que me gusta, y todo el mundo online, comunicación digital y ecommerce me apasiona. Me siento realmente afortunada por poder dedicarme a esto.

 

Soy muy exigente conmigo misma, y por ahora no tengo ningún “éxito” en mi vitrina. Quizá sea porque en las startups no se termina de crecer y evolucionar nunca, y cuando llegas a los primeros objetivos, ganas confianza y siempre quieres más.

 

Me gusta que se pregunte por los errores, porque siempre se cometen y siempre se aprende más de ellos que de los éxitos. Y los aciertos nunca habrían llegado sin antes meter la pata varias veces. Y cuando te preguntan por ellos, te obligas a analizarlos y reflexionar, porque si no, lo normal es que quieras pasar página cuanto antes.

 

En mi caso creo que uno de mis principales errores ha sido ser demasiado impaciente e impulsiva. Siempre he querido hacer todo rápido, porque el mundo online así lo requiere, pero no siempre se puede crecer de forma meteórica. En más de una ocasión he perdido el control de alguno de mis proyectos por tratar de pisar el acelerador a fondo. Y he aprendido lo que vale el “vísteme despacio que tengo prisa”. Ladrillo a ladrillo, controlando todos los elementos, se avanza más rápido que tratando de entrar como un elefante en una cacharrería.

 

Los emprendedores tenemos las ideas muy claras, el roadmap y los objetivos muy marcados en nuestra cabeza, y se nos olvida transmitir todo eso al equipo en quien delegamos tantas tareas importantes. No nos damos cuenta de que no siempre es fácil conectar contigo a la primera y es necesario e imprescindible hacer seguimiento, hablar, desarrollar las ideas, en equipo para que todo el mundo reme en la misma dirección sin dudas.

 

 

Incubaste tus proyectos en Ideateca como una emprendedora más…

Es una gozada tener la oportunidad de vivir el ambiente de Ideateca. Es un espacio donde el ambiente es muy distendido, las ideas fluyen, y se aporta todo entre todos. Los proyectos tienen un poquito de cada uno de nosotros, y así es más enriquecedor. Si maduras una idea tú solo, puede que veas solo un camino. Cuando se hace en equipo y las ideas se alimentan de opiniones y visiones de gente tan diferente (programadores, diseñadores, gente de números, de marketing…), de repente tienen más cuerpo y cobran sentido. Es muy bonito ver cómo no se descartan ideas a priori. Todas tienen su oportunidad y se les trata de dar forma. Y es así como fueron surgiendo los proyectos web y aplicaciones móviles y juegos que ahora tienen tanto éxito.

 

Y así también nació Nolatan, que comenzó siendo solo una tienda, y a base de trabajar sobre ella, surgían nuevas oportunidades de negocio hasta convertirse en la red que es hoy.

 

 

Con vuestro knowhow habéis ayudado también a que otros proyectos nazcan y orienten su consolidación en el mercado.

Efectivamente, siempre lo hemos hecho, tanto como empresa como a nivel personal. La filosofía Ideateca nos ha traído infinidad de encuentros, eventos, cursos, charlas fiestas… Y esa cercanía, ese ambiente tan distendido, anima a la gente a acercarse a nosotros, a contarnos sus inquietudes y sus preocupaciones, sus proyectos. Cuando tienes una idea o una empresa en la cabeza, lo que más te apetece es contarla, obtener feedback, opiniones, ver qué vuelta de tuerca se le puede dar, saber si otros conocen productos similares…

 

 

¿Qué startUps de Euskadi consideras que son un buen referente para otras personas emprendedoras?

Afortunadamente estamos en un entorno muy emprendedor, con un buen ecosistema que promueve la generación de ideas y la puesta en marcha de nuevos proyectos. Aún hay mucho camino por delante, pero los emprendedores vascos son un hervidero de ideas. Hay gente muy buena por ahí haciéndolo muy bien. Lo que más valoro es la capacidad de reinventarse, de adaptarse a nuevas situaciones y entornos, y atreverse a dar el paso y pivotar el modelo de negocio.

 

Me cuesta mucho, pero me voy a mojar. Destacaría:

 

-Ticketbis, un gran referente de startup vasca. La ambiciosa empresa de compraventa de entradas cuenta con 350 empleados, presencia en 50 países, y ronda los 90 millones de euros de facturación.

 

-David y Víctor mayoral, son los responsables de Erle Robotics, una empresa alavesa especializada en desarrollo de tecnología en torno a los drones y la robótica. Han tenido un ascenso meteórico, hasta el punto de recibir encargos de, por ejemplo, el propio Pentágono.

 

-Chicisimo es otra de esas startups bandera. Es una aplicación en la que la gente publica su estilo de vestir o se inspira de lo que otros comparten. Tiene millones de usuarios de todo el planeta, incluso grandes estrellas fashion, y ha conseguido revolucionar un mundo tan saturado y complicado como el de la moda.

 

-Y no me puedo olvidar de Ludei, que surgió precisamente en Ideateca, en Bilbao, aunque está instalada también en San Francisco, Silicon Valley. Más de 60.000 usuarios de todo el mundo ya utilizan su software y crean fácilmente aplicaciones móviles para todos los dispositivos. Gigantes como Disney o Nickelodeon han confiado ya en su tecnología.

 

 

Y no queremos despedirnos de ti sin pedirte que nos aportes al menos tres buenos consejos para quienes tienen inquietudes por tomar las riendas de su propio destino profesional.

¡Difícil tarea…!

Lo más importante es que si tienes una idea en la cabeza, la pongas en marcha cuanto antes, en la medida de lo posible, porque es difícil cargar con el peso de no haberlo intentado. Obviamente no siempre te puedes dedicar al 100% desde el primer momento, pero puedes arrancar dando pequeños pasos e ir probando si tu idea tiene sentido antes de desecharla o continuar con los siguientes pasos.

 

Mi hermano Eneko siempre me recuerda una frase de Reid Hoffman, fundador de Linkedin: “Si no te avergüenzas de la primera versión de tu producto, es que lo has sacado demasiado tarde”. Ponlo en marcha. Siempre estarás a tiempo de ir aprendiendo y mejorando después.

 

Y un último consejo importante: no hagas caso de los consejos. Escucha todo, lee todo, aprende de todo… pero ve trazando tu propio camino con tus decisiones. Puede que te equivoques, pero nunca será porque no seguiste tu instinto.

 

Milloi esker, Iruri!!

https://es.linkedin.com/in/iruri‎

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow